Osuna afirma que se está redactando el proyecto de la azucarera de Mérida

Fernández Vara y Jamal Al Ghurair durante la firma del acuerdo en diciembre del año pasado. :: HOY/
Fernández Vara y Jamal Al Ghurair durante la firma del acuerdo en diciembre del año pasado. :: HOY

El alcalde atribuye la tardanza a la complejidad que tiene un proyecto de más de 400 millones de euros y a la influencia de muchos factores

MARÍA BLANCOMÉRIDA.

La redacción del proyecto de la azucarera de Mérida ya está en marcha. Así lo manifestó ayer el alcalde de Mérida, Antonio Rodríguez Osuna. «Hay gente que se pregunta por qué tarda tanto tiempo la redacción del proyecto, pero es que 400 millones y pico no se redactan en tres días», explicó el primer edil emeritense.

En diciembre del año pasado la Junta de Extremadura y el grupo Al Khaleej Sugar, a través de su empresa Ibérica Sugar, con sede en Mérida, firmaron un acuerdo con el objetivo de sellar una colaboración para el desarrollo administrativo del proyecto en la capital autonómica.

Antes de este acuerdo el grupo árabe dudaba entre situar la planta en Inglaterra o en Extremadura. La promotora finalmente se decantó por la región gracias a las facilidades en la tramitación junto con la disponibilidad de suelo y agua para una actuación agroindustrial de tanto calado. Además, el Ayuntamiento de Mérida rebajó los impuestos municipales con el objetivo de atraer a grandes empresas.

Se han facilitado los permisos ambientales más rápido que nunca, así como una rebaja impositiva

A eso se sumaron las protestas que se generaron en Harrogate, la localidad del norte de Inglaterra elegida inicialmente para la construcción de la nueva refinería de azúcar.

La gran planta transformadora de azúcar que se pretende instalar en el parque industrial Expacio Mérida, situada al sur de la capital autonómica, ocupará 974.133 metros cuadrados, de los que 570.000 serán exclusivamente para la propia fábrica. Tendrá una capacidad anual de procesado de 5.400.000 toneladas de remolacha azucarera y 900.000 de azúcar moreno.

El proyecto tiene una inversión estimada de 425 millones de euros, creará 200 puestos de trabajo directos y dejará 70 millones en impuestos a la Hacienda regional. Se estima que las obras durarían dos años.

Nueve meses después de la firma del acuerdo aún no se conocen nuevos pasos. Pero Osuna señaló que influyen muchos factores, como la estabilidad política o la inversión financiera, que no dependen de España. Además, recordó que la empresa tiene otro proyecto en Egipto.

En manos de la empresa

Según el primer edil, la Junta de Extremadura y el Ayuntamiento ya han hecho «todo lo que tenían que hacer». Por lo que, según él, la inversión ya no depende de las administraciones, sino que está en manos de quien arriesga y pone el dinero encima de la mesa.

Además, según Osuna, se ha facilitado por parte de la Administración regional los permisos ambientales «más rápido que nunca», así como la rebaja impositiva y un precio asequible del terreno para facilitar que la industria venga.

«Todo esto se ha hecho porque estamos convencidos de que en el supuesto caso de que la azucarera se instale en Mérida va a ser un motor generador de empleo muy importante», concluyó Osuna.

El representante de Ibérica Sugar, Jamal Al Ghurair, alabó, en el momento de la firma del acuerdo, la predisposición de la Junta y del Ayuntamiento de Mérida para tramitar un proyecto que supone «un gran reto» por su complejidad técnica, por el volumen de inversión necesario y por el volátil mercado del azúcar.

«Tenemos el mejor emplazamiento posible y los mejores socios para reducir ese riesgo y esa volatilidad», comentó en diciembre el empresario de Emiratos Árabes.