Osuna abre la puerta a la recuperación de más servicios privatizados en Mérida

Sesión plenaria en la que se aprobó el Presupuesto municipal para 2018. :: BRÍGIDO/
Sesión plenaria en la que se aprobó el Presupuesto municipal para 2018. :: BRÍGIDO

El Pleno aprueba de forma definitiva el Presupuesto municipal para 2018 con una rebaja de 377.500 euros por imposición de Hacienda

Juan Soriano
JUAN SORIANO

El alcalde de Mérida, Antonio Rodríguez Osuna, se plantea la recuperación de más servicios municipales que actualmente se encuentran privatizados, tal como ha hecho este año con los trabajos de limpieza de edificios públicos.

Rodríguez Osuna anunció esta medida a la conclusión del pleno extraordinario celebrado ayer, en el que se aprobó de forma definitiva el Presupuesto municipal para el presente año. Como destacó el primer edil, el Ministerio de Hacienda ha autorizado el aumento de gasto en personal para poder asumir de nuevo a las limpiadoras. Esto avala que otros servicios puedan volver a ser gestionados por el Ayuntamiento, aunque no dijo cuáles.

En la sesión se aprobaron las cuentas de este año, que finalmente llegan con una reducción de 377.500 euros debido a las exigencias del Ministerio de Hacienda.

La portavoz municipal y delegada de Hacienda, Carmen Yáñez, explicó que tras la aprobación del Presupuesto de forma provisional, el Ministerio envió un informe vinculante en el que se da el visto bueno a las cuentas, pero con determinadas condiciones. Entre ellas, exige un cambio en la forma en que se contabilizan las devoluciones por los ingresos recibidos de más en 2008 y 2009, cuando el Gobierno aportó más dinero del que correspondía a la ciudad debido a que las previsiones de recaudación, con las que se calculan estas transferencias, estuvieron por encima de la liquidación real, que no se conoce hasta dos años después.

Hacienda exige que este dinero a devolver se compute como superávit, lo que obliga a una reducción de los gastos. Yáñez explicó que la cuantía asciende a cerca de 377.500 euros. Los ajustes se han realizado en partidas de inversiones, como en obras de accesibilidad en el cementerio. La portavoz afirmó que se acometerán por otra vía. Junto a esto, se han rebajado los créditos previstos en transporte, mobiliario y equipamientos.

El informe del Ministerio también pide explicaciones por el aumento de gasto en personal. Pero el Consistorio ha aportado el resultado de unas consultas que realizó con carácter previo al Gobierno, en las que se avala este aumento.

Apoyo de IU y Podemos

Con estos cambios, el Presupuesto municipal para 2018 recoge un total de 47.802.800 euros en el apartado de ingresos y 47.395.300 para gastos, con un superávit de 407.500 euros. Las cuentas salieron adelante con el voto a favor de los 11 representantes del PSOE y el edil no adscrito Juan Luis Lara, con la abstención de IU y Mérida Participa (Podemos) y con el voto en contra del PP y la concejala no adscrita María Antonia Sanmartín.

En el debate el portavoz popular, Fernando Molina, criticó que la abstención de IU y Mérida Participa propicie la aprobación de las cuentas y lamentó que su grupo no haya sido invitado a negociar.

Tanto Ramón Carbonell, de Mérida Participa, como Álvaro Vázquez, de IU, justificaron su apoyo por los acuerdos alcanzados con el Gobierno local. Por su parte, Carmen Yáñez recalcó que el Presupuesto 2018 no ha recibido alegaciones y que contiene un aumento del gasto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos