Multas de hasta 15.000 euros para las personas que abandonen animales en Mérida

Batallón Perruno cuida a los animales que están en el centro zoosanitario. :: j. m. romero/
Batallón Perruno cuida a los animales que están en el centro zoosanitario. :: j. m. romero

El alcalde, junto a los miembros de Batallón Perruno, que gestiona el centro zoosanitario, anima a los ciudadanos a que adopten perros

M. Ángeles Morcillo
M. ÁNGELES MORCILLOMérida

El centro zoosanitario de Mérida está casi al doble de su capacidad. Ya no puede acoger ningún animal más y los abandonos no paran de crecer. Esta situación preocupa, y mucho, a los miembros de Batallón Perruno. Estos se encargan de gestionar este lugar y de cuidar a los perros que viven allí. Tampoco es ajeno de la difícil situación por la que atraviesa el centro el propio alcalde. Antonio Rodríguez Osuna lanzó ayer un doble mensaje a los ciudadanos. Uno relacionado con el cuidado y la protección de los animales y otro con las duras sanciones que impondrá el Ayuntamiento a los ciudadanos que abandonen a sus perros.

Osuna dice que el centro zoosanitario sufre superpoblación debido, principalmente, al sacrificio cero que se practica en él. Pero también influyen las buenas condiciones en las que se encuentra el centro, que atiende muy bien a los animales acogidos.

Por eso pide a los ciudadanos que, por favor, adopten animales para que puedan salir de ahí y encontrar un hogar.

El centro, que tiene capacidad para unos 35 perros, acoge en la actualidad casi al doble

Asimismo, informa que, a lo largo de este 2018, el Ayuntamiento ha interpuesto 5 denuncias a ciudadanos por no tener licencia del animal, 12 por no tenerlos inscritos en el censo municipal, 8 por no llevarlos con cadena o bozal, 2 por no presentar la documentación del animal cuando es requerida por los agentes locales, 2 por ruidos en domicilios y otras 10 por no recoger las heces del animal de la vía pública. Sanciones que van desde las leves, penadas hasta los 750 euros, hasta las muy graves, que alcanzan los 15.000. «Vamos a perseguir y sancionar gravemente a las personas que abandonen animales. Por eso mandamos un mensaje a las personas que no cumplen la ordenanza municipal, que no saben tener a un animal y que los abandonan, lo cual es un delito muy grave», explica.

Dice Osuna que el centro zoosanitario no hace un servicio de recogida de animales que ya no son del agrado de los vecinos. «Es un centro para aquellos animales que no tienen dueño».

Anuncia que también «se perseguirá» a las personas que lleven a los animales sin correa ni bozal, así como los que no recojan los excrementos.

El centro zoosanitario tiene actualmente disponibles 16 cheniles, aparte de otras zonas para el esparcimiento de los animales, que tiene una capacidad de acogida de unos 35 animales, cifra que se ve ampliamente superada por los más de 50 que allí viven en la actualidad. A estos hay que sumar los perros que actualmente están en varias casas de acogida.

«Ya he dado instrucciones al parque de obras para que construya un nuevo chenil e instalar nuevas vallas para separar espacios y poder disponer de alguno nuevo en caso de urgencia», explica el alcalde.

Vanesa Simón, colaboradora de Batallón Perruno, explica que el objetivo de la asociación es sacar adelante a todos los perros que llegan al centro para que puedan ser adoptados en las mejores condiciones. Dice que el 85% de los perros que llegan allí son adoptables, aunque hay algunos, como los perros potencialmente peligrosos, que cuesta más colocar. Y son los que ocupan en la actualidad la mayoría de los cheniles, lo que dificulta que otros animales de menor tamaño puedan entrar allí.

Acto de crueldad total

«Mientras las administraciones, como actualmente hace el Ayuntamiento, no se comprometan más con nosotros y las leyes no estén a nuestro favor ni de los animales, tenemos muchos problemas y trabas en el camino», lamenta. Insiste en que el abandono «no puede ser gratuito. Es un acto de crueldad total».

Confirma que la mayoría de las adopciones se hacen o en la perrera o a través de redes sociales, sobre todo facebook. Y explica que la tasa municipal que hay que pagar para adoptar son 25 euros, que incluye pasaporte, chip y vacuna de la rabia. «Desde Batallón Perruno, pedimos compromiso de esterilización». Dentro del contrato que se hace con la familia adoptante, se incluye el seguimiento del animal una vez que esté con las familias, para asegurarse de que está bien.

Con la Navidad a la vuelta de la esquina y los animales como opción de regalo, sobre todo perros, Simón insiste en que «estas vidas no se regalan. Y si es así, que se sepa que se está adquiriendo un miembro más de la familia. Regalar para abandonar, no».

Mónica Muñoz, otra integrante de Batallón Perruno, anima a la gente a que también adopte Perros Potencialmente Peligrosos. «Muchos de ellos son cariñosos. El problema lo tienen porque no lo han sabido tratar. Pero si se les da un poco de cariño, son muy buenos perros».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos