Mérida celebrará Lucernarios en varias parroquias

Santa Eulalia acogerá el 16 de noviembre la Misa Mozárabe. :: brígido/
Santa Eulalia acogerá el 16 de noviembre la Misa Mozárabe. :: brígido

Una conferencia hoy en la Sala Decumanus abre las II Jornadas 'Mérida: cuna del Cristianismo Hispano', que acogerá una Misa Hispano-Mozárabe

M. Ángeles Morcillo
M. ÁNGELES MORCILLOMérida

Ya hay varias actividades programadas para la II edición de las jornadas 'Mérida, cuna del cristianismo hispano' que comienzan a celebrarse precisamente hoy con una conferencia en la Sala Decumanus. Esta 'Mérida sin Arzobispo: traslado de la sede emeritense a Santiago en el siglo XII' correrá a cargo del historiador David Porrina.

Ayer fueron presentadas por el delegado de Turismo, Pedro Blas Vadillo, el Director del Consorcio, Félix Palma, y el director de la Capilla Gregoriana del Santísimo Cristo del Calvario, José Miguel Galán.

Los artífices de este proyecto son la Parroquia de Santa Eulalia, la Asociación de la Virgen y Mártir Santa Eulalia, la Capilla Gregoriana del Santísimo Cristo del Calvario y la Asociación de Amigos del Camino Mozárabe de Santiago de Badajoz.

Palma expresó que con estos actos «se recupera parte de ese pasado glorioso que tuvo Mérida durante la España del siglo IV, que fue la capital de España y la Santiago de Compostela de los siglos V al VII».

El programa continúa el 7 de noviembre, en la sede del Consorcio. Se celebrará una charla de Carmelo Arribas 'Las Herejías en el camino del Cristianismo emeritense: Mausona contra el Arriansimo'.

El 16 de noviembre se celebrará, a las 20 horas, la Misa Hispano-Mozárabe de Santa Eulalia. Previamente, a las 19 horas, se celebrará una charla sobre esta Eucaristía a cargo del Padre Diego Figueroa, miembro de la Fraternidad sacerdotal San Isidoro.

El 14 de noviembre se celebrará el Lucernario (oficio de vísperas) Hispano Mozárabe. Y como ese día es la fiesta de los Santos Padres emeritenses, se celebrará un Lucernario en su memoria.

Desde el siglo IX

Aunque el año pasado se hizo la recuperación del rito, es este año cuando se establece una continuidad de los Lucernarios en la ciudad. «Hemos conseguido que, de manera estable, este rito se celebre en Mérida, que ya se celebraba en la ciudad cuando tenía su importancia en este sentido».

Galán explica que el Lucernario es parte del rito, es una celebración igual que la Eucaristía. «Es lo que en el rito romano se llama el oficio de vísperas. Es el rito propio de la Hispania Romana y luego Visigoda que se siguió celebrando en la zona musulmana cuando la invasión árabe. Luego se quedó exclusivamente en Toledo tras la Reconquista».

Poco a poco, en el siglo XX, tras el Concilio Vaticano II, se ha permitido volver a celebrar este rito en los sitios en los que tenga sentido recuperarlo. «En Mérida no se celebra, posiblemente, desde finales del siglo IX. Desde que la ciudad, por las continuas revueltas, es asolada y la comunidad Mozárabe se va a Badajoz, aunque el Arzobispado se queda, de forma oficial, en la ciudad. Esa es la excusa que utilizan después para llevárselo a Santiago, el hecho de que aquí no haya comunidad».

Explica además que el oficio de Lucernario comienza con una vela, un cirio y con ese primer rito lo que se hace es iluminar la iglesia. «El sentido del Lucernario en el rito Mozárabe es que viene la noche y la oscuridad y se enciende una vela porque es Cristo el que nos retorna a la luz». El Lucernario es un oficio aparte y se hace cuando ya han finalizado todas las misas del día. De hecho, no tiene nada que ver con la Misa Mozárabe que se va a celebrar el día 16 de noviembre, a las 20 horas, en Santa Eulalia.

Precisamente ayer tuvo lugar uno de ellos, en honor a los Santos Servando y Germán y el 14 de noviembre se hará otro en honor a los Santos Padres emeritenses.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos