La mejora del puente Lusitania supera los 200.000 euros y se hará en verano

El Puente Lusitania se mejorará para que ofrezca un mejor aspecto. :: brígido/
El Puente Lusitania se mejorará para que ofrezca un mejor aspecto. :: brígido

Así lo anuncia la Consejería de Economía e Infraestructura, que anuncia la redacción del proyecto de forma inminente

M. Ángeles Morcillo
M. ÁNGELES MORCILLOMérida

La obra de mejora del puente Lusitania se ejecutará este verano. Esa es la intención de la Consejería de Economía e Infraestructura. De hecho, se va a encargar la redacción de un proyecto «de manera inminente y después se licitará la actuación. De forma que se pueda ejecutar en este verano». Así lo declara a HOY fuentes de dicha Consejería, que añade que el presupuesto del acondicionamiento de dicho puente asciende a 225.981,51 euros.

Tras un análisis profundo se ha estimado muy necesario ejecutar algunas labores de conservación conjuntas en este puente debido a diversos deterioros producidos en la infraestructura. En unos casos por el propio uso de vehículos y peatones y por el paso del tiempo y en otros por los actos de vandalismo que han atentado contra él desde que se construyó, que han sido varios.

Los elementos sobre los que se ha decidido actuar, según informa la consejería, son tanto estructurales, es decir, relacionados con el hormigón, el pretil metálico y anclajes de los tirantes, como funcionales, que se refieren a los acerados, barandillas e imbornales.

Para la limpieza de varias zonas se utilizarán medios manuales o abrasivos como el chorro de arena

Sobre las mejoras que se van a llevar a cabo en el hormigón, hay que tener en cuenta que el puente Lusitania es una estructura mixta de hormigón y acero. En este sentido, quedan a la vista los paramentos de hormigón, que con el paso del tiempo, y en algunos casos por actos vandálicos, se han ido ensuciando y perdiendo la vistosidad que tenía cuando se construyó. Por eso se ha considerado que, en primer lugar, hay que proceder a la eliminación de los grafitis y de la suciedad en general. Para ello se recurrirá a medios manuales y auxiliares abrasivos como el chorro con arena.

Por otro lado, el pretil metálico del puente también presenta algunos desperfectos muy visibles, como zonas de óxido y grafitis, mal estado de algunas soldaduras y galvanizado, así como algunos anclajes sueltos.

Como en el caso anterior, se ha decidido también eliminar los grafitis, así como el óxido existente por los mismos medios que en el hormigón, que incluye en chorro con arena. Además se repasarán las soldaduras y el galvanizado en mal estado y se coserán al tablero los anclajes sueltos.

Cuando se hayan concluido estas labores se procederá al repintado del pretil.

Asimismo, se eliminará el óxido existente en los 23 pares de tirantes que soportan el puente mediante medios manuales y auxiliares abrasivos como el chorro con arena, siempre teniendo en cuenta el grado de oxidación y deterioro existente, incluido su posterior repintado.

Para finalizar con la reforma y mejora del puente se ha decidido llevar a cabo la restauración de la zona de acerado, la limpieza y repintado de las barandillas, la limpieza de los imbornales y la restitución de las rejillas si fuese necesario.

Para todas estas tareas será necesario utilizar medios especiales de acceso, como camiones-grúa, grúa-cesta especial de gran alcance, bomba para el chorro de arena.

Nueve años después

Debido a la presencia del río, que produce condiciones de humedad muy alta, y a las filtraciones de agua proveniente de la lluvia, se tienen que rehabilitar dichos elementos.

La Junta confirmó el pasado verano que acometerá por fin las obras de mejora de la conservación del puente Lusitania, nueve años después de redactarse el proyecto, que fue en el año 2010. En principio se estimó que las actuaciones tendrían un coste aproximado de 100.000 euros, que ahora ha ascendido a más del doble. Y, según se dijo, se tenían previsto realizar en el último trimestre del pasado año, siempre en coordinación con el Ayuntamiento emeritense.

Para llevar a cabo todos estos trabajos, como es lógico, hará obligatorio en su momento tener que cortar los carriles interiores de cada sentido.

El puente Lusitania entró en uso en el año 1991 y a lo largo de todo este tiempo se han realizado labores de mantenimiento y conservación para que pueda mantenerse erguido sobre el Guadiana, siendo uno de los emblemas más importantes de la ciudad.