La Junta espera recibir el informe final para hacer la mejora del puente Lusitania de Mérida

Paseo peatonal del puente Lusitania. :: brígido/
Paseo peatonal del puente Lusitania. :: brígido

A lo largo de los últimos meses se ha evaluado la situación de la infraestructura para diseñar qué actuaciones son necesarias realizar

M. Ángeles Morcillo
M. ÁNGELES MORCILLOMérida

La Dirección General de Infraestructuras de la Junta está a la espera de recibir el informe final de la asesoría técnica que ha evaluado la situación del puente Lusitania para poder llevar a cabo su mejora. Una vez se reciba, se podrá diseñar qué actuaciones son necesarias realizar. Por el momento no hay fecha prevista, aunque el pasado mes de agosto se anunció que las obras en esta infraestructura se harán en el último trimestre de este año.

La Junta de Extremadura confirmó el pasado verano que acometerá por fin las obras de mejora de la conservación del puente Lusitania, ocho años después de redactarse el proyecto, en el año 2010. Estas actuaciones tendrán un coste aproximado de 100.000 euros y, según se dijo, se tenían previsto realizar en el último trimestre de este año, siempre en coordinación con el Ayuntamiento.

Tras una revisión técnica del puente Lusitania, la Dirección General de Infraestructuras ha estimado muy necesario llevar a cabo nuevas labores de conservación para poder arreglar diversos deterioros producidos en esta infraestructura, tanto por el paso del tiempo, como por su uso diario por cientos de vehículos y peatones y, lamentándolo mucho, también a causa de actos vandálicos. Los elementos sobre los que hay que actuar son tanto estructurales, relativos al hormigón, al pretil metálico y al anclajes de los tirantes, como funcionales, que tienen que ver con el acerados, barandilla e imbornales.

Se eliminarán los grafitis

Con respecto a los paramentos de hormigón y para recuperar la vistosidad que tenía el puente en sus inicios se eliminarán los grafitis que lo afean y la suciedad que tiene con medios manuales y auxiliares abrasivos como el chorro con arena.

En la actualidad, el pretil metálico presenta zonas de óxido y grafitis, mal estado de algunas soldaduras y galvanizado, y algunos anclajes sueltos.

Además, se repasarán las soldaduras y el galvanizado en mal estado y se coserán al tablero los anclajes sueltos. Una vez que se mejore todo esto se procederá a pintar el pretil.

El puente posee 23 pares de tirantes, que se encuentran anclados al tablero. Y en el tablero, los tirantes atraviesan la parte superior del mismo y se anclan dentro del cajón de hormigón pretensado.

Debido a la presencia del río, que produce condiciones de humedad muy alta, y a las filtraciones de agua proveniente de la lluvia, se tienen que rehabilitar dichos elementos. Se eliminará el óxido existente en cualquier zona exterior mediante medios abrasivos como el chorro con arena.

También se volverán a soldar aquellas zonas del acerado que estén deterioradas en el pavimento. Se limpiarán y repintarán las barandillas y se acondicionarán los imbornales mediante su limpieza y restitución de las rejillas en los casos en los que sea necesario.

Para todas estas tareas será necesario utilizar medios especiales de acceso, como camiones-grúa, grúa-cesta especial de gran alcance, bomba para el chorro de arena.

Esto hará obligatorio en su momento tener que cortar los carriles interiores de cada sentido para poder llevar a cabo la correcta ejecución de los trabajos.

El puente Lusitania entró en uso en el año 1991 y a lo largo de todo este tiempo se han realizado labores de mantenimiento y conservación para que pueda mantenerse erguido sobre el Guadiana, siendo uno de los emblemas más importantes de la ciudad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos