La Junta aprueba la concesión de 1.664.000 euros para mejorar la carretera del Prado

Vista de un tramo de la carretera que va al Prado. :: brígido/
Vista de un tramo de la carretera que va al Prado. :: brígido

El Consistorio mantiene la primavera como el momento del comienzo de la obra que contempla tres fases y que debe culminar en 2019

M. Ángeles Morcillo
M. ÁNGELES MORCILLOMérida

La mejora y ensanchamiento de la carretera de acceso al polígono industrial El Prado, de alguna manera, comenzó ayer. Pues uno de los principales trámites burocráticos que había que salvar fue aprobado en Consejo de Gobierno.

El ejecutivo regional autorizó la firma de un convenio entre la Consejería de Economía e Infraestructuras y el Ayuntamiento. A través de este documento se formaliza la concesión de la subvención, por importe de 1.664.000 euros, al Ayuntamiento para financiar la primera fase de la ejecución de las obras de desdoblamiento, mejora y acondicionamiento de la avenida del Río.

Concretamente se refiere al tramo comprendido entre la glorieta del Puente Lusitania y la glorieta de intersección con la Avenida Félix Valverde Grimaldi.

Mediante este convenio el Consistorio se compromete a destinar la totalidad de esta cantidad a realizar las inversiones necesarias y a llevar a cabo la redacción del proyecto de ejecución de las obras.

También corresponderá al Ayuntamiento la adquisición de los terrenos que sean necesarios para llevar a cabo las obras. Así como a abonar todas las cantidades que resulten de las obligaciones adquiridas, que incluyen las posibles expropiaciones que haya que hacer.

El consejo de gobierno también aprobó ayer un decreto por el que se regula la concesión directa de dicha subvención al Ayuntamiento.

Según el gobierno regional, la subvención concedida se justifica en la necesidad de completar el nivel de infraestructuras, instalaciones y servicios que se asocian a los sectores de interés de las administraciones autonómica y municipal, de conformidad con la Ley de Capitalidad.

«Se ha valorado el impacto positivo que tendrá la ejecución de dichas obras para el tráfico y la seguridad vial en el entorno. Estas facilitarán el acceso, la circulación y la utilización de aparcamientos a las personas que necesiten realizar gestiones en las instituciones autonómicas», indican.

También agilizará el tránsito por el núcleo urbano de los vecinos de Mérida. Sobre todo si se tiene en cuenta que dicha vía da acceso a varias urbanizaciones y al Polígono Industrial El Prado. También a varios edificios públicos como el Palacio de Congresos y Exposiciones y la Escuela Superior de Hostelería y Agroturismo.

No habrá que expropiar

El concejal de Urbanismo, Rafael España, indicó a finales de septiembre que, previsiblemente, las obras se iniciarán en la primavera de 2018, si no antes. En el convenio entre ambas administraciones también se regulan las anualidades y las asignaciones presupuestarias de la intervención. En este caso se dividirá en tres años, desde el 2017 hasta 2019.

«No habrá que expropiar. Son terrenos públicos. Queremos mantener los plazos y estos irán en función de las fechas de licitación, que pretendemos que sean pronto. En cuanto tengamos la resolución y firmado el convenio», indica.

El total de la subvención que otorga la Junta se invertirá en el asfaltado, acerado, iluminación y acceso peatonal. La nueva carretera tendrá dos carriles en cada sentido, lo que mejorará el intenso tráfico que registra esta vía.

España informa que será el Ayuntamiento el que se encargue de sacar a licitación la obra. Y una vez que quede resuelto el concurso, comenzará la intervención con el fin de culminarla en abril de 2019, para acogerse a las anualidades establecidas.

El siguiente tramo, que se corresponderá con una segunda intervención, se centrará en el desdoblamiento de la vía desde la rotonda hasta el Polígono Industrial.

El deseo del Consistorio es poder tramitar también la segunda fase en esta legislatura. Con los plazos encima de la mesa, el equipo de gobierno cumple con una petición histórica de empresarios y vecinos de la zona. También es un compromiso adquirido en el programa electoral.