«La Isla de Mérida es mi segunda casa y con la nueva iluminación es la bendición»

Gente dando paseos por la Isla a la caída de la tarde. :: j. m. romero/
Gente dando paseos por la Isla a la caída de la tarde. :: j. m. romero

Los vecinos de Mérida están encantados con las nuevas farolas que posibilitan el uso del parque cuando cae la noche

MARÍA BLANCOMÉRIDA.

La instalación de farolas en la isla del Guadiana ha sido todo un acierto. Desde que el pasado junio terminara el proyecto de iluminación dividido en cuatro zonas, el parque también rebosa de gente también al oscurecer. Y en pleno agosto.

Era una actuación que ya llevaban tiempo demandando los ciudadanos porque antes de la iluminación, la Isla era un lugar inhóspito por las noches. Para Juan Corrales, la nueva iluminación «es la bendición» y sobre todo en invierno. Según comenta Juan, antes si uno salía a deshoras en invierno se veía obligado a ir por pistas duras de cemento o asfaltadas, porque no se podía hacer ejercicio en la Isla con esa oscuridad.

«Estamos deseando que llegue el invierno solo para salir a correr», comenta bromeando Juan. Lo que más le gusta del parque es que se siente como en su segunda casa, además de la afluencia y diversidad de gente que lo frecuenta. Dice que con ir un par de veces ya se empieza a conocer a la gente solo por la rutina. «Cuando te vas fuera es cuando realmente valoras lo que hay aquí», añade.

«Es como un cachito de cielo, pero faltan papeleras y fuentes para beber»

«Es como un cachito de cielo, pero faltan papeleras y fuentes para beber» Juan Luis Fernández | Pasea con su perro

Del gran pulmón de Mérida disfruta ahora más que antes Juan Luis Fernández, que sale con su perro a andar todos los días gracias a la nueva iluminación. Juan Luis explica que ya que no tiene que estar pendiente de la hora por si va a oscurecer. Lo que sí echa en falta son más papeleras, baños públicos, más fuentes para beber. Pero, sobre todo, más agua en la zona que abarca desde el puente Lusitania hacia el club de piragüismo Iuxtanam «porque está más seco que la mojama». «Hay dos zonas, una es como el oasis y aquello es como el desierto», recalca.

Para la instalación de las papeleras, Juan Luis propone que se aprovechen los palos de las farolas para colocar los cubos. Según Juan Luis, aunque le falten un par de cosas al parque, a él le encanta la diversidad de gente que se puede ver. Además sobre las nueve de la noche «hace fresquito. Es como un cachito de cielo».

«Me gusta mucho pero deberían poner baños públicos para los usuarios»

«Me gusta mucho pero deberían poner baños públicos para los usuarios» Diego Narro | Pasea

«Estamos deseando que llegue el invierno para salir a correr con las luces»

«Estamos deseando que llegue el invierno para salir a correr con las luces» Juan Corrales | Corredor

A pesar de que a Diego Narro le parece una idea muy buena la instalación de la iluminación, se sigue sintiendo inseguro por las noches. A él le gustaría que estuviera más vigilado. «Está un poco abandonado para salir a las doce de la noche, deberían poner más policía». Aún así valora la belleza del parque, ya que como dice, es una zona que hay en pocos sitios, «pero debería haber baños públicos», matiza. También le gustaría que la gente se concienciara más en cuanto a la recogida de las heces de perros.

Asimismo, Mónica Villar y Javier García son también asiduos de la Isla y están encantados con la nueva iluminación. Al igual que el resto de los usuarios, piensan que no estaría mal si se instalaran baños públicos y fuentes para beber entre descanso y descanso de las carreras y paseos que los emeritenses practican para mantenerse sanos y en forma.