Investigan una carta enviada a la UNED de Mérida que contenía polvo amarillo