La sala de Ginecología del Hospital de Mérida cuenta con una mesa adaptada para mujeres discapacitadas

La mesa adaptada a mujeres que tengan movilidad reducida. :: hoy/
La mesa adaptada a mujeres que tengan movilidad reducida. :: hoy

Esta instalación, solicitada por pacientes y también por el personal del Hospital, ha tenido un coste de 6.000 euros

M. Ángeles Morcillo
M. ÁNGELES MORCILLOMérida

La petición que hizo una paciente con movilidad reducida al Hospital de Mérida para que el centro sanitario contara con una mesa de exploración ginecológica para personas con su problema fue el detonante para que se acometiera una mejora en la sala de Ginecología General: la adquisición de una mesa de exploración ginecológica adaptada.

La adquisición de esta mesa especial, que da más accesibilidad a este colectivo de mujeres a la instalación en la que se hacen las exploraciones médicas, ha contado con el asesoramiento que la asociación Apamex. Con esta nueva instalación, en uso desde la semana pasada, las mujeres con problemas de movilidad pueden acceder a este servicio y ser atendidas de forma adecuada en las consultas de Ginecología General y Obstetricia.

El gerente del Hospital, Juan Carlos Escudero, explicó a HOY que la petición de la paciente llegó tanto el ex alcalde de Mérida, Ángel Calle, como el actual primer edil , Antonio Rodríguez Osuna. «Me informó de la situación y me dicen que hay una demanda de Apamex sobre estas mesas. Una vez que me mandan la documentación que, por lo visto ya habían mandado en ocasiones anteriores, me enviaron varios presupuestos».

Después vino la confirmación por parte de ginecólogos, enfermeras y matronas de que esta mesa era algo muy necesario. «Me decían que cuando acudía una mujer con problemas de movilidad el primer obstáculo con el que se encontraban era poder sacarla de la silla de ruedas».

De las tres propuestas, Escudero explicó que se eligió la que requería una inversión de 6.000 euros.

Varias ventajas

Una de las principales ventajas de esta mesa es que baja prácticamente hasta el suelo. Con lo que la persona, a la hora de cambiarse de su silla de ruedas o sus muletas hasta la mesa de exploración, no tiene necesidad de levantarse.

La mesa ofrece una gran accesibilidad gracias a su posición de acogida, que baja a una altura reducida, por lo que también está disponible para mujeres embarazadas o de avanzada edad. Otra de las bondades de la nueva dotación es que las perneras se ajustan perfectamente a los talones para evitar que las piernas se caigan.

Y la tercera ventaja que ofrece es que, si una mujer sufre problemas de espalda, esta se mueve con mayor facilidad para adaptarla a la postura de las pacientes.

«Hemos dado instrucciones a las enfermeras del servicio de Ginecología y Obstetricia de Consultas Externas para que a cualquier mujer que lleven a esa sala puedan atenderla en esa mesa, pues será mucho más cómodo para todos», explica.

Ahora habrá una fase de evaluación de la mesa. Escudero dice que será muy importante lo que digan desde Enfermería, pues sus trabajadores son los que más manejan este tipo de situaciones. También se tendrá muy en cuenta lo que opinen los ginecólogos. Tendrán que comprobar si trabajan igual de cómodos que con las otras mesas.

«Si los hospitales tenemos un programa de humanización de la asistencia sanitaria, esto forma parte de ello», insiste el gerente, que finaliza diciendo que es previsible que se adquieran más unidades de estas mesas si dan buenos resultados. La próxima se podría instalar en el Hospital Tierra de Barros de Almendralejo.

 

Fotos

Vídeos