«En FP te forman un perfil muy interesante para acceder mejor a las empresas»

Roberto González, en el Instituto Sáenz de Buruaga de Mérida, donde se ha formado. :: j. m. romero/
Roberto González, en el Instituto Sáenz de Buruaga de Mérida, donde se ha formado. :: j. m. romero

Aunque es arquitecto técnico, se ha formado en Mecatrónica Industrial y, tras hacer las prácticas, ha conseguido trabajo en CLH en Lleida

M. Ángeles Morcillo
M. ÁNGELES MORCILLOMérida

La Consejería de Educación y Empleo ha concedido recientemente los premios extraordinarios de Formación Profesional (FP) de Grado Superior Correspondientes al curso 2017/2018 a 17 alumnos, tres de ellos de Mérida. Javier Valiente Beltrán, del IES Albarregas, ha obtenido Premio Extraordinario en Comercio y Marketing. Rosa María Guerrero Alonso, también del IES Albarregas, obtuvo una mención honorífica también en Comercio y Marketing. Y Roberto González, del IES Sáenz de Buruaga, también recibió un Premio Extraordinario en la modalidad de Instalación y Mantenimiento.

Roberto, que tiene 29 años, explica a HOY que desde su centro, sabedores de su buen currículum y expediente académico, le animaron a que presentara la documentación necesaria para acceder a estos premios. Así fue. Y se lo dieron.

Además de sentirse orgulloso por el reconocimiento y el prestigio que esto supone para él en el plano personal, y un premio en metálico de 800 euros, Roberto dice que esta distinción supone una gran satisfacción en el plano profesional y académico.

Después de finalizar las prácticas en una compañía logística de hidrocarburos lo contrataron

Aún queda saber el día en el que se celebrará el acto institucional de entrega de todos estos premios. Se darán conjuntamente con los que distinguen también a estudiantes de Primaria o Secundaria.

Roberto González es en realidad arquitecto técnico. Cuando llegó la crisis a España, sobre todo al sector de la construcción, a Roberto le afectó como a otras tantas miles de personas. Por eso decidió reinventarse. Unos lo hacen por vía oposición y otros con estudios alternativos como es su caso.

«Me hablaron muy bien del ciclo superior de Mecatrónica Industrial, que es en lo que yo me he formado en el IES Sáenz de Buruaga de Mérida. Me dijeron que te trataban muy bien, que había muy buena formación, que el ciclo tenía bastantes salidas y posibilidades de prácticas en empresas. Por eso me decidí. Abarcaba muchos ámbitos como neumática, hidráulica, electricidad, automatismo, mecanizado... Muchos puntos que te dan diversas herramientas. En FP te forman un perfil muy interesante para acceder mejor a las empresas. Por eso me decidí, aunque al principio no lo tenía muy claro».

Formándose ha estado dos años. Roberto terminó en abril y las prácticas en el mes de junio.

Al final salió muy contento del centro educativo. Justo inmediatamente después de hacer las prácticas ha conseguido trabajo, precisamente, en la empresa en la que estaba desarrollándolas. CLH, la compañía logística de hidrocarburos, le contrató para Mérida. Pero después le trasladaron a Lleida, donde reside y trabaja actualmente. «Estoy muy contento tanto con el trabajo como por las condiciones en las que presto mis servicios».

Empezar ciclos formativos

Roberto aconseja a los jóvenes que estén pensado en estudiar algo que primero empiecen por una rama del ciclo formativo. «Por ejemplo, si le gusta informática, creo que debería empezar por un grado superior o grado medio. Y cuando quiera ampliar pues que estudie la carrera. Ahora con el tiempo yo veo que lo hice al revés. Porque en aquel momento tenía otras expectativas. Yo vengo de una familia tradicionalmente unida a la construcción y todo ha sido muy diferente. Pero recomiendo ahora que se haga lo que considero que es normal que debería ser. Creo que lo que es la formación en carrera es muy teórica. Y cuando sales a la calle y consigues trabajar de lo tuyo te das cuenta de que lo que te aporta la práctica son los ciclos formativos. Es lo que pone a los alumnos en conexión con las empresas y con lo que te vas a encontrar en tu día a día laboral».

Sus profesores, tutores y compañeros están muy orgullosos de él. Roberto dice que también tiene mucho que agradecerles a todos ellos. «Todo lo que me han exigido y me han enseñado en el centro sobre el tema del trabajo y la constancia ha merecido la pena. Porque cuando he salido al mercado laboral me han sabido valorar por el esfuerzo que he hecho».

 

Fotos

Vídeos