La Fiscalía mantiene su petición de cárcel para Raquel Bravo por ignorar las denuncias de ruido en Mérida

Primera sesión del juicio el pasado lunes. ::/BRÍGIDO
Primera sesión del juicio el pasado lunes. :: / BRÍGIDO

Las defensas reclaman la absolución porque no creen probado que los expedientes por ruido llegaran a la Delegación de Medio Ambiente

Juan Soriano
JUAN SORIANO

La Fiscalía mantiene su petición de dos años de cárcel y nueve de inhabilitación para la exconcejala de Mérida Raquel Bravo y un técnico municipal, a los que acusa de ignorar denuncias por ruido presentadas contra un establecimiento de la ciudad. Por su parte, las defensas insisten en pedir la absolución, ya que estiman que ni siquiera ha quedado probado que los expedientes llegaran a la Delegación de Medio Ambiente, de la que formaban parte los dos procesados.

Más

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial deBadajoz acogió ayer la segunda y última sesión de este juicio, que ha quedado visto para sentencia. En su informe final, el fiscal recordó un precedente cercano, la sentencia por los ruidos de La Madrila en Cáceres, aunque aseveró que este caso es más grave porque en Mérida las denuncias vecinales contra el pub Caramelo no llegaron a ser tramitadas.

Para la Fiscalía, los responsables de que esto ocurriera fueron Bravo, como delegada de Medio Ambiente, y T. M., el técnico municipal de mayor rango en el momento de los hechos. En su opinión, no pueden alegar desconocimiento sobre una cuestión que venía generando quejas vecinales desde 2008.

Además, recalca que un informe de la secretaria municipal de junio de 2012, año en el que se presentaron cien denuncias, señaló que su tramitación correspondía a la Delegación de Medio Ambiente.

Sin embargo, las defensas insistieron en que no ha quedado probado que los expedientes llegaron a esta concejalía. En su lugar, afirmaron que la Delegación de Seguridad Ciudadana asumió su tramitación, y que las denuncias que recibía la Policía Local eran enviadas agrupadas en remesas a distintos servicios del Consistorio emeritense.

El superintendente de Policía Local afirmó que las denuncias se enviaban a otra concejalía

El abogado de Raquel Bravo recalcó que su cliente sólo tuvo conocimiento de seis denuncias, relacionadas con el horario de cierre, de las que sólo una era del Caramelo. También subrayó que el citado informe de la secretaria no llegó a la exdelegada de Medio Ambiente. En su opinión, nada evidencia que tuviera conocimiento de las denuncias, por lo que no pudo ignorarlas.

El letrado de T. M. alegó cuestiones similares, a lo que añadió que nadie ordenó a su cliente la tramitación de estos expedientes. Asimismo, expuso que nada indica que, con el cambio de gobierno de 2011 y el desmantelamiento de la anterior Delegación de Medio Ambiente, su cliente pasara a asumir las funciones de sus superiores.

Hablan los vecinos

En la sesión de ayer declaró el superintendente de la Policía Local, Francisco Guerrero, quien afirmó que las denuncias se enviaban a Delegación Ciudadana y que no trató el tema de los ruidos con Raquel Bravo hasta que fue nombrada delegada de Policía Local, a mediados de 2013.

También compareció un matrimonio que residía junto al Caramelo y que puso de manifiesto los problemas de salud causados por los ruidos. La mujer, Rufina Rey, afirmó que los vecinos trasladaron sus quejas a Bravo en una reunión, pero no pudo precisar cuándo se produjo.

Temas

Mérida
 

Fotos

Vídeos