Más de 660 familias recibieron ayudas para pagar el agua o la luz el pasado año en Mérida

Varias personas esperan su turno en el vestíbulo de Servicios Sociales. :: brígido/
Varias personas esperan su turno en el vestíbulo de Servicios Sociales. :: brígido

Las solicitudes de renta básica descendieron con respecto a 2017 y se mantuvo la cifra de personas que acuden a los servicios sociales

M. Ángeles Morcillo
M. ÁNGELES MORCILLOMérida

La delegación de Servicios Sociales atendió el pasado año a más de 14.500 personas, teniendo en cuenta que muchas de ellas se han acercado a esta delegación varias veces para tramitar diversas gestiones. Esta cifra es muy similar a la de años anteriores, quizás un poco más baja.

Así lo confirmó ayer la concejala del ramo, Catalina Alarcón, que aseguró ayer que es difícil resumir el trabajo de todo un año en cifras. Aprovechó para alabar la labor del personal de esta delegación, definiéndolo como «duro y constante». «Los trabajadores sociales, que en total ascienden a 15 entre todos los servicios, hacen diariamente labores de acompañamiento, atención, ayuda, escucha... que se centra sobre todo en las personas más necesitadas de la ciudad».

Alarcón desglosó en cifras los principales servicios que se prestaron desde esta delegación el pasado año. Incidió en la idea de que, con respecto a 2017, la solicitudes de renta básica descendieron el pasado año.

En cuanto a esta ayuda, se tramitaron en 2018 la cifra de 880, bajando el tiempo de espera, según indicó la concejala.

Para los mínimos vitales (ayuda para la luz, agua, gas y butano), el Ayuntamiento invirtió en 2018 un total de 277.500 euros y 662 familias se beneficiaron de ellos. «En total se presentaron 3.483 solicitudes y alrededor del 74%, unas 2.555, fueron favorables». La capital autonómica fue la ciudad de la región que más invirtió en esta ayuda el año pasado.

Con respecto al Fondo de Garantía Social, un nuevo recurso que se puso en marcha el pasado año, concretamente a principios de octubre y que se prolongó hasta finales de diciembre, Alarcón indicó que se presentaron 240 solicitudes y que de ellas se beneficiaron 235 familias, prácticamente casi todas. Estas ayudas son urgentes y de carácter extraordinario y sirven para cubrir necesidades que surgen de forma imprevista. El presupuesto que el Ayuntamiento destinó a este fin fue de 136.000 euros, de los que se gastaron alrededor de 77.000. De las familias que se beneficiaron de estas ayudas, el 40% las destinaron a la compra de electrodomésticos, otro 40% de los fondos se fueron para necesidades básicas y el resto del dinero sirvió para adquirir medicinas que no cubre la Seguridad Social, productos ortopédicos o gafas, sobre todo para niños.

Otras ayudas

En cuanto a las ayudas que el Ayuntamiento dio para asociaciones y entidades para la compra de alimentos perecederos para las fiestas navideñas, la concejala informó que de ellas se beneficiaron 15 asociaciones, que pudieron atender a unas 800 familias con un presupuesto de 16.000 euros.

Otro de los datos que ofreció Alarcón sobre los servicios que se prestan desde esta delegación es el Programa de Atención a las familias, del que se beneficiaron 39 desde junio a diciembre. A los espacios educativos saludables del verano acudieron 60 niños a las dos sedes escogidas, el colegio Dion Casio y el Antonio Machado, y un campamento para niños de familias desfavorecidas, que estuvieron en Barcarrota durante 3 días sirvió de minivacaciones para unos 50 niños.

Sobre las ayudas para material escolar, se presentaron 737 solicitudes, de las que fueron aprobadas 487. Esta subvención estaba dotada con unos 20.000 euros de presupuesto.

En la actualidad también se presta desde dicha delegación el servicio de ayuda a domicilio a unas 400 personas. También hay distribuidos por toda la ciudad 250 terminales de teleasistencia, un servicio que tiene un coste anual de 30.000 euros para el Ayuntamiento.

 

Fotos

Vídeos