La familia de un alumno del colegio Pablo Neruda de Mérida denuncia al centro por una caída

Ricardo Infante. :: brígido/
Ricardo Infante. :: brígido

La Consejería de Educación asegura que se avisó al jefe de estudios del centro para que atendiera al niño, que le aplicó un calmante

M. Á. M. MÉRIDA.

Ricardo Infante, padre de un alumno del CEIP Pablo Neruda, ha interpuesto una denuncia en la Comisaría de la Policía Nacional contra el centro educativo «por falta de asistencia» a su hijo tras sufrir una caída.

Consta en la denuncia que los hechos ocurrieron a las 14 horas del pasado 8 de octubre en el colegio donde está escolarizado su hijo de 8 años.

«Mi hijo se encontraba en la parte exterior del edificio, dentro del recinto escolar, esperando el autobús del colegio. Estaba jugando en unos toboganes y otro menor lo tiró al suelo para colarse. Tras caer al suelo le propinó varias patadas», explica Ricardo. Añade, y según consta en la denuncia, que «el niño que lo ha tirado al suelo y posteriormente lo ha agredido es uno de los que le acosan en el colegio».

Explica el padre que desde el inicio de este curso su hijo ha empezado a decirle que no quería ir a colegio, insistiendo varios días. «Incluso me pidió que lo cambiara de cole. Tras preguntarle el motivo por el que no quería ir al colegio, me dijo que había dos o tres niños que no le dejaban en paz y que le acosaban. No le dimos mucha importancia y pensamos que sería algo de los primeros días de curso».

Tras producirse la caída, «al escuchar el barullo que se formó, salió el director del colegio y se llevó a mi hijo a su despacho. Allí le dice que no ha sido nada y que con un poco de calmante se le pasaría. Luego llevó a mi hijo al autobús y lo montó para que llegara a casa».

Asegura Ricardo que, desde la caída, según le han asegurado otros niños, «mi hijo se quejaba insistentemente y con evidencias claras de que le dolía mucho el brazo izquierdo». Es con el que come y escribe el niño, ya que es zurdo.

El menor llegó a su parada habitual y al observar su padre lo que le había pasado le trasladó al hospital. «Allí le dijeron que tenía fractura del hueso radio proximal izquierdo, por lo que tuvo que ser intervenido quirúrgicamente». Precisamente ayer, le dieron el alta.

La Consejería de Educación ha explicado a este diario que según la Inspección Educativa de Badajoz, «el 8 de octubre, cuando los pequeños salían del comedor escolar e iban a coger un autobús para volver a sus casas, dos pequeños se pelearon (al lado del autobús). Uno de ellos cayó al suelo y, parece ser como se ha constatado después, se fracturó el brazo».

Continúa relatando que en esos momentos, «se dio aviso al jefe de estudios del colegio. Este se personó en el lugar y atendió al menor agredido. Le aplicó un calmante en el brazo y lo subió al autobús de vuelta a su casa. Aparentemente, tal y como ha informado el centro educativo a la inspección, la herida del menor no parecía que fuera una rotura», aseguran desde la Consejería.

 

Fotos

Vídeos