Una mujer de 51 años muere en Mérida tras el incendio originado en su salón

Imagen de la calle Sierra de Tentudía / BRÍGIDO

Tres policías locales resultaron intoxicados tras intentar rescatar a esta vecina, que se encontraba sola en casa y estaba en silla de ruedas

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

Segunda muerte en ocho días en Extremadura a causa de un incendio originado en una vivienda. Una mujer de 51 años ha fallecido en la tarde de este jueves en su piso situado en la barriada de Los Milagros de Mérida a consecuencia de un fuego en el salón de su vivienda, situada en el número 2 la calle Sierra de Tentudía, sobre las 16.30 horas. Los primeros indicios apuntan a que el incendio y la posterior acumulación de humo fueron provocados por un brasero situado en el salón del inmueble, un bajo situado en el bloque 2 de un edificio pegado a la zona ajardinada del valle del Albarregas y el Acueducto de los Milagros.

Fue el vecino de la mujer que vive en el piso superior al siniestrado el que, tras percibir el olor a quemado, alertó a la Policía Local. Varios agentes se acercaron al domicilio e intentaron rescatarla del salón. Previamente lo hicieron varios vecinos aunque no pudieron entrar en el piso. Según informó el Ayuntamiento de la capital extremeña, tres agentes resultaron intoxicados y tuvieron que recibir asistencia médica. A pesar de su trabajo no pudieron rescatar con vida a la vecina. El salón quedó calcinado.

La Policía Nacional acordonó el exterior del bloque de viviendas hasta que el juzgado decretó el levantamiento del cadáver a primera hora de la noche.

La fallecida estaba casada y tenía un hijo y una hija. Sin embargo, ni su marido, camarero de profesión, ni sus dos hijos estaban en el domicilio en el momento en el que se produjo el fuego.

La mujer, según relataron los vecinos a este diario, tenía una discapacidad física que le hacía estar sentada en una silla de ruedas durante buena parte del tiempo.

Dos ambulancias

Además de efectivos de la Policía Local emeritense acudieron al inmueble una ambulancia equipada para atender casos urgentes (una unidad medicalizada de emergencias) del Servicio Extremeño de Salud y otra ambulancia del punto de atención continuada (PAC) del SES que está activa por las tardes. Del mismo modo se personaron bomberos del parque de Mérida.

Hay que recordar que el pasado 27 de diciembre, en la próxima barriada de Santa Eulalia, un incendio en una vivienda de la calle Albañiles obligó a desalojar un bloque de pisos. Los servicios sanitarios tuvieron que atender en el lugar a una joven de 20 años pero no resultó herida de consideración.

En cambio, sí hubo una víctima, en este caso mortal, el pasado miércoles día 2 en Barcarrota. Una mujer de 70 años murió tras un incendio ocasionado en su casa de campo, a unos cuatro kilómetros del casco urbano de ese municipio. Ni la presencia de su marido ni la de un nieto fueron suficientes para salvarla de las llamas y del humo.

 

Fotos

Vídeos