Los espacios municipales de Mérida tendrán paneles accesibles a personas con discapacidad visual

Dos hombres se tienen que bajar de la acera, ocupada por un coche. :: j. m. romero/
Dos hombres se tienen que bajar de la acera, ocupada por un coche. :: j. m. romero

La quinta edición de 'Un café para compartir', de la Plataforma del Voluntariado, sirve para pedir eliminar barreras físicas y cognitivas

M. Ángeles Morcillo
M. ÁNGELES MORCILLOMérida

Farolas y árboles que entorpecen el paso, contenedores de basura inaccesibles, dependencias municipales y espacios públicos sin bucle magnético, autobuses urbanos sin acceso para discapacidades sensoriales, escalones, semáforos sin sistema auditivo... La lista se hace interminable. Además, setos de viviendas que ocupan la calzada, haciendo que las aceras sean aún más estrechas; vehículos atravesados, en ocasiones por un momento y en otras como aparcamientos permanentes... De esto es responsable el resto de ciudadanos.

Estas son algunas de las muchas barreras físicas con las que se encuentran a diario los vecinos de Mérida, lo que convierten a la ciudad en un entorno muy hostil para las personas con discapacidad.

Son experiencias contadas por ellos mismos, en primera persona. Los testimonios y reflexiones de muchas de los asistentes que hace unos días acudieron a la convocatoria de la Plataforma del Voluntariado de Mérida 'Un café para compartir'. Esta iniciativa ya va por su quinta edición y, en esta ocasión, se centraba en conseguir que Mérida sea una ciudad más accesible.

Osuna anuncia que la administración electrónica tendrá mucho que ver con la accesibilidad universal

La sesión se inició con la proyección de un vídeo sobre los problemas diarios de personas con discapacidad. Se continuó con la presentación de una aplicación informática para situar en el mapa los problemas de accesibilidad. Se trata, como dijo el presidente de Esclerosis Múltiple de Extremadura, Ramón Sosa, de poner «la tecnología al servicio de la gestión de la accesibilidad».

Un proyecto piloto para inventariar lugares inaccesibles a través de una aplicación móvil llamada 'Novising'. Se trata de un sistema de información geográfica desarrollado por una empresa extremeña, fácil de configurar y de utilizar por las personas con discapacidad. Entre otras cosas, podría facilitar al Ayuntamiento gestionar la accesibilidad de la ciudad, planificar sus actuaciones y realizar un seguimiento de las mismas.

A esta convocatoria de la Plataforma del Voluntariado también asistió, entre otros, el alcalde. Antonio Rodríguez Osuna recogió un dossier fotográfico de las barreras arquitectónicas o físicas que impiden la total movilidad de las personas con problemas para ello.

Osuna reconoció que las barreras «son mucho más graves y numerosas que las manifestadas en el café». También señaló que el Ayuntamiento conoce los problemas de accesibilidad de la ciudad, asumiendo que «faltan recursos para eliminarlos».

Accesibilidad cognitiva

También indicó que se dispone de estudios de edificios públicos municipales y de un plan en el que ya se está trabajando para beneficiar a las personas con movilidad reducida.

Asimismo, aprovechó para anunciar que se compromete a licitar, en los dos próximos meses, «una plataforma que facilite trámites burocráticos», ya que no solo se trata de barreras físicas, como reclamaron asociaciones de personas con deficiencias auditivas e intelectuales. «El problema de Mérida, como le pasa con otras muchas cosas, es que va con 30 años de retraso, sobre todo en el aspecto de la accesibilidad cognitiva. Ahí tenemos un gran déficit y necesitamos avanzar mucho».

En este sentido, indicó que próximamente se le va a dar un impulso a la accesibilidad cognitiva, entre otras medidas, con la incorporación en espacios públicos, de amplios paneles de información con lectura fácil y comprensible, accesibles a personas con discapacidad visual, o con la instalación de bucles magnéticos en edificios públicos. «Dentro del plan que en breve vamos a lanzar en relación a la administración electrónica, mucho va a tener que ver con la accesibilidad universal», anunció Osuna.

Y todo esto se podrá llevar a cabo gracias a la colaboración del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad, también conocido como Cermi, de la Otaex (Oficina Técnica de Accesibilidad de Extremadura) y Apamex (Asociación para la Atención y la Integración Social de las personas con Discapacidad Física de Extremadura).

En este sentido, el voluntariado emeritense ofreció al alcalde su colaboración para trabajar por una Mérida más accesible capaz de atender las diferencias de las personas con discapacidad.

Porque como dijo Gregorio, voluntario de Afadiscop, «no hay personas con discapacidad, sino espacios no adaptados».

 

Fotos

Vídeos