Unos 750 escolares emeritenses reciben formación para prevenir el consumo de alcohol

Una de las primeras charlas que se ha dado en el colegio de las Josefinas. :: j. m. romero/
Una de las primeras charlas que se ha dado en el colegio de las Josefinas. :: j. m. romero

'Menores ni una gota' es un programa de la Consejería de Educación y la Fundación Alcohol y Sociedad | Siete centros educativos de Mérida se han adherido a esta iniciativa, y en tres de ellos se llevarán a cabo intervenciones con las familias

M. ÁNGELES MORCILLO MÉRIDA.

Ana tiene 16 años. Como muchos menores de su edad bebe los fines de semana. Bebe alcohol, se entiende. Y no se siente culpable. Es más, se siente bien, muy bien. Y sobre todo, una más dentro de su círculo de amigos. Aceptada, como diría ella. Ni se le pasa por la cabeza pensar en el daño que la ingesta de alcohol de forma habitual puede hacer a su cuerpo y a su mente.

Para evitar que situaciones como estas se consideren dentro de la normalidad, la Consejería de Educación y Empleo y la Fundación Alcohol y Sociedad (FAS) firmaron el pasado 25 de enero un convenio por el que pusieron en marcha el 20 de febrero el programa piloto 'Menores ni una Gota', que cuenta con la colaboración del Ayuntamiento. El objetivo es prevenir el consumo de alcohol en menores.

Son siete los centros educativos de la ciudad que se han adherido a esta iniciativa: la Cooperativa Docente Santa Eulalia, Josefinas, Escolapias, el IES Santa Eulalia, el IES Emérita Augusta, el IES Extremadura y la Cooperativa Docente Atenea. En total, gracias a este programa piloto, más de 750 escolares recibirán formación para prevenir el consumo de alcohol.

Además, en tres de estos centros, Josefinas, Escolapias y el IES Santa Eulalia se llevarán a cabo intervenciones con las familias.

El acuerdo firmado por la Consejería y la Fundación tiene como objetivo desarrollar actuaciones conjuntas dirigidas a prevenir el consumo de bebidas alcohólicas en menores de edad.

Gracias a este convenio, la Junta pone a disposición los medios institucionales para desarrollar una amplia oferta educativa dirigida a los centros de secundaria y a las familias. Por su parte, la Fundación Alcohol y Sociedad ofrece su experiencia y sus recursos para el desarrollo de las formaciones.

En el año 2000 la industria de bebidas destiladas decide invertir en materia de prevención. Es cuando crea esta fundación. Trabajando de manera autónoma desarrollan una investigación, las más amplia a nivel europeo sobre el consumo de alcohol en menores. A raíz de eso, su comité científico creó una serie de intervenciones en centros escolares para prevenir este hábito de los jóvenes.

Toda la esfera de influencia

Según explican a HOY desde la fundación, para que las charlas sean eficaces y su mensaje cale en los menores hay que tener implicada en estas sesiones a la esfera de influencia del menor. Es decir, a él y su grupo de amigos, a sus padres y familia y a sus profesores y comunidad educativa. «Con esto cubrimos toda la esfera educativa del menor».

Este programa se desarrolla en lugares como Madrid, Cataluña, Andalucía. Ahora Extremadura y se va auditando poco a poco. «Mandamos encuestas a los centros escolares para ver cómo estos evalúan nuestros métodos. El Instituto Deusto de Drogodependencias empezó a auditar nuestras formaciones para comprobar qué grado de eficacia teníamos, el cual ha resultado ser muy alto».

Después de una evaluación continua, que se ha hecho a lo largo de cinco años, se ha concluido que 7 de cada 10 menores que reciben este programa cambian de hábitos a positivo. «O dejan de beber, o retrasan la edad de inicio o descienden la cantidad de alcohol que ingieren en el caso de que se hayan iniciado ya en este hábito», explican.

La clave está, relatan, en que muchos menores comienzan a beber «porque tienen muchos mitos asociados al consumo de alcohol, lo que hay que desterrar».

En las charlas se aporta información científica, veraz, rigurosa y se trata de desmitificar toda esa serie de ideas preconcebidas que tienen. «Tienden a pensar que hay algunos alcoholes mejores que otros. Cuando realmente lo que contienen las bebidas alcohólicas es el mismo tipo de alcohol, el etanol».

En estos talleres también les aportan información de por qué siendo menores de edad no deben beber alcohol. «Porque su cuerpo no está preparado ni física ni psicológicamente. Y que les puede producir una serie de deterioros tanto físicos como psíquicos que se pueden evitar. Pero esto es difícil de conseguir. Porque los chavales beben porque es un rito de iniciación. Pero esto no es grave. El problema es cuando un consumo esporádico se convierte en habitual. Y ahí juega un papel crucial la presión del grupo de amigos. Los jóvenes hoy tienen muy pocas herramientas para decir que no», sentencian desde la Fundación.

Tres programas formativos

Entre las actividades que comprende este acuerdo de colaboración se incluyen diferentes actividades dirigidas a los menores, a las familias y a los profesores. Tres programas formativos que conforman la oferta educativa de la Fundación Alcohol y Sociedad. El programa 'Menores ni una Gota', dirigido a los menores de entre 12 y 18 años. El programa 'Las Caras del Alcohol', una herramienta online a trabajar con el apoyo de los docentes. Y un programa específico dirigido a las familias.

El objetivo de 'Menores ni una Gota' es concienciar a adolescentes y a las familias sobre las consecuencias negativas que tiene el consumo de alcohol en los menores de edad. También se persigue prevenir o retrasar, lo máximo posible, la edad de inicio al consumo de bebidas alcohólicas. Además, la Fundación Alcohol y Sociedad proporciona el conocimiento y la experiencia de profesionales especializados. Estos imparten sesiones presenciales y facilitan el material necesario para su desarrollo.

La Fundación cree también que las familias tienen un papel especialmente relevante a la hora de prevenir el consumo de alcohol. Por eso, pone a disposición de los padres de alumnos herramientas y consejos para enfrentarse a un posible consumo precoz por parte de sus hijos.

Las charlas comenzaron el pasado 20 de febrero, y según la planificación que se tiene hecha desde los responsables de la Asociación Alcohol y Sociedad se prolongarán hasta el miércoles 10 de abril, finalizado con sesiones con los alumnos del Instituto Extremadura.