Cada emeritense separó en 2018 un 10% más de plástico que el año anterior

Dos hombres tiran basura en diferentes contenedores. :: Brígido/
Dos hombres tiran basura en diferentes contenedores. :: Brígido

Esta cifra equivale a 11,2 kilogramos por persona y aunque Mérida va por buen camino según Ecoembes, todavía hay mucho que mejorar

MARÍA BLANCOMÉRIDA.

En el año 2018 cada emeritense separó un 10% más de envases de plástico, latas y bricks que el año anterior. Eso equivale, según información de Ecoembes, a 11,2 kilogramos por persona.

Ecoembes es una organización medioambiental sin ánimo de lucro que promueve la sostenibilidad y el cuidado del medioambiente a través del reciclaje.

Aunque todavía hay mucho camino por recorrer, según la organización, el compromiso de los ciudadanos de Mérida con el reciclaje de envases, correspondientes al contenedor amarillo, no ha dejado de crecer en los últimos años.

Asimismo, también se apreció una mejora, aunque más ligera, en los envases del contenedor azul (papel y cartón). En 2018 cada emeritense depositó 8,3 kilogramos, un 5% más que en 2017.

Desde Ecoembes informan que estas cifras están en línea con el crecimiento del conjunto del país. Por ello, la capital autonómica va por el camino correcto, pero tiene que seguir trabajando.

Como por ejemplo, hay que aclarar las dudas que surgen respecto a lo que debe tirarse en cada contenedor. «El contenedor amarillo no es el contenedor de los plásticos, sino el de los envases de plástico. En él no podemos depositar objetos como cubos de fregona o juguetes, esos debemos llevarlos al punto limpio», explica Ecoembes.

Para ayudar en estas dudas, Ecoembes ha desarrollado un asistente inteligente de reciclaje llamado A.I.R-e disponible en la página web de la entidad, en Facebook o Twitter y a través de la descarga de la aplicación.

Mérida dispone de un total de 440 contenedores azules y amarillos en su calles para la utilización de los ciudadanos. Pero Ecoembes estima necesario que las Administraciones se impliquen más en el reciclaje.

Por otro lado, tanto hoteles, como restaurantes y bares de la ciudad colaboran en esta labor. Ecoembes les entrega «papeleras y cubos para que puedan separar los envases que generan en su actividad diaria y permitir que también se puedan reciclar».

Residuos orgánicos

En cuanto a la separación y reciclaje de basura orgánica, Ecoembes asegura que es competencia del Ayuntamiento de cada ciudad, pero eleva este tipo de reciclaje a la categoría de muy importante ya que supone «el 37% de nuestro cubo de basura».

Por eso, desde la entidad apoyan todas las medidas que contribuyan a «alcanzar una sociedad más circular, en la que todo se aproveche; son más que bienvenidas».

Hoy en día los residuos orgánicos van a parar al contenedor de restos y, según la organización, en un futuro este contenedor será para aquellos residuos no reciclables.

En cuanto al aumento de la basura en los meses de verano con motivo del incremento del turismo, Ecoembes aconseja que se realice una labor de concienciación continua, para que cuando llegue esta época la sociedad esté preparada. «No debemos olvidar en un mes lo aprendido durante todo un año», asegura.