La dueña del quiosco de la Argentina en Mérida denuncia que lleva cuatro meses sin luz

Sonia Luna, en el quiosco que regenta en la Argentina. :: brígido/
Sonia Luna, en el quiosco que regenta en la Argentina. :: brígido

Sonia Luna asegura que todavía tienen que decidir a qué arqueta enganchan su negocio y confiesa que pasa mucho frío

M. Á. M. MÉRIDA.

Hace unos cuatro meses que Sonia Luna abrió un quiosco de prensa y chucherías en el parque de La Argentina. Es el único de la zona y dice que por eso se arriesgó a hacerlo. También porque está en plena zona monumental, junto al colegio Giner de los Ríos y muy cerca del Estadio Romano de fútbol. Todo está a su favor. También los vecinos, que según cuenta le han dado una buena acogida. Pero asegura que su pesadilla, desde que abrió este negocio, es estar sin luz.

«Al principio Endesa me dijo que podía enganchar mi negocio a una arqueta cercana, pero luego cambiaron de opinión y acordaron que no era posible. Así que me pidieron que esperara unos días hasta que decidieran cómo y dónde hacerlo».

Los días fueron pasando y se transformaron en semanas y luego en meses... Hasta casi cuatro. «Yo estaba confiada en que el tema se solucionaría en unos días. Pero me fui dando cuenta de que no. Y ahora me dicen que, con un poco de suerte, me podrán enganchar la luz en febrero o marzo del año que viene».

Sonia relata totalmente indignada que está perdiendo dinero en el negocio por no tener luz. Por no hablar del frío que pasa dentro al no poder encender nada para calentarse. «No puedo cobrar con tarjeta porque no puedo utilizar el datáfono, como tampoco puedo hacer recargas de teléfonos móviles. La máquina de venta de cigarrillos también funciona con luz y ahora, sobre las 6.30, tengo que cerrar el quiosco porque aquí ya no se ve y no soporto el frío que hace». Dice que se ha tenido que comprar ropa especial para poder estar ahí durante todo el día, pero que ni aún así está cómoda.

Sonia se queja de que no puede encender nada con qué calentarse al no contar con corriente eléctrica. Explica que tampoco puede utilizar algo con gas por el tema de las chucherías que vende.

Después de hacer decenas de visitas y llamadas para que le solucionen el problema, Sonia dice que solo le queda esperar la llegada de un técnico para que le valore de qué arqueta puede engancharse su negocio para, al fin, tener luz.