Doce Policías Locales de paisano vigilan en Mérida la venta de alcohol y tabaco a menores

Policías Locales, frente a la Jefatura de Mérida. :: brígido/
Policías Locales, frente a la Jefatura de Mérida. :: brígido

Desde julio hasta septiembre también controlarán el horario de cierre de locales de ocio o de tirar la basura en los contenedores

M. Ángeles Morcillo
M. ÁNGELES MORCILLOMérida

Durante los meses de julio, agosto y septiembre doce agentes de la Policía Local de Mérida realizarán labores de paisano en distintos ámbitos de la ciudad. Además de la detección de establecimientos que venden alcohol y tabaco a menores de edad, estos agentes también realizan controles relacionadas con la vigilancia y supervisión del correcto uso de veladores, de los horarios de los depósitos de basura en los contenedores e incluso de la presencia de menores en la casas de apuestas.

Estos controles se reforzarán durante los próximos días de Feria, donde los agentes prestarán especial vigilancia a dos aspectos principalmente: la venta de alcohol a menores y el consumo de alcohol en la vía pública por parte de menores de edad.

La labor de estos agentes ya ha comenzado a dar sus frutos. De hecho, según informa a HOY el concejal de Policía Local y Tráfico, Marco Antonio Guijarro, los agentes ya se han incautado de 48 cajetillas de tabaco cuya venta estaba destinada a menores, además de denunciar a una persona por cometer un acto vandálico en la Plaza de España por dañar un árbol.

Asimismo se sancionará que determinados locales vendan alcohol a partir de las 22 horas

El pasado fin se semana también se levantaron tres actas por consumo de sustancias estupefacientes, se han denunciado dos veladores una licencia de apertura, se ha denunciado también el consumo de bebidas alcohólicas por menores en la vía pública y a un establecimiento por horario de cierre. «No vamos a cansarnos de responder a las demandas de la sociedad, que pide un consumo responsable. No estamos en contra del consumo de alcohol en la edad legal. No se puede ni se debe prohibir. Vamos a incidir en la prevención y en el consumo responsable».

También puntualiza que no solo está penada la venta de alcohol a menores. Si no la venta de alcohol a partir de las 22 horas a personas de todas las edades. Esta actividad también podrá ser sancionada por los agentes locales que vayan de paisano «porque hay limitaciones de horario».

Recuerda que la Policía Local hace una prueba de consumo de alcohol cada vez que se produce un accidente en el casco urbano de la ciudad. «Es lo primero que se hace. Y de hecho creemos que estamos creando conciencia en la gente, pues el año pasado se hicieron más de 250 controles de alcoholemia y dieron positivos menos de 50, alrededor de 47. Y los positivos no supusieron delitos penales», explica el concejal. Estas pruebas también se hacen, sobre todo, fines de semanas aleatorios, cuando se tienen todos los efectivos y los medios al alcance de los agentes.

Medida preventiva

Guijarro quiere dejar claro que estos controles se hacen como medida preventiva y quiere alejar la idea al que piense que lo hacen con afán recaudatorio. «Yo creo que a estas alturas ya no hay que convencer a nadie de que los efectos de haber ingerido bebidas alcohólicas o drogas se notan en la conducción. Hay gente que atiende a las llamadas de prevención y otras que, hasta que no se les toca el bolsillo, no reaccionan». De otro modo, el concejal dice que el objetivo de que haya Policías Locales de paisano por la ciudad es «pillar a la gente cometiendo una infracción».

La idea de que agentes locales de paisano patrullen las calles de Mérida y realicen estas labores específicas comenzó a rondar en el Ayuntamiento en 2015, a principios de la pasada legislatura, cuando desde la delegación de Policía Local y Seguridad Ciudadana se detectó que la venta de alcohol a menores era un problema. Aunque se hacen de forma periódica campañas de concienciación y prevención sobre este tema, parece que no calan lo que tenían que calar en algunos empresarios, que ven en la venta de alcohol a menores un negocio adicional.

Viendo que el problema persistía, hace un par de años se solicitó a la Delegación del Gobierno el permiso para que agentes de la Policía Local pudieran ejercer algunas labores de vigilancia de paisanos. «Desde el Ayuntamiento se designa, con nombre y apellidos, a los Policías Locales que van a desempeñar esta labor y el tiempo que estarán en ella», explica, añadiendo que obtuvieron la autorización de la Delegación del Gobierno. El primer paso para que los policías puedan patrullar de paisano por las calles de la ciudad.