Descubren que el Retablo de la Candelaria de Santa María es el más antiguo de Mérida

Carmen Vega, junto al Retablo de la Candelaria que se ha encargado de restaurar. :: brígido/
Carmen Vega, junto al Retablo de la Candelaria que se ha encargado de restaurar. :: brígido

Durante los trabajos de restauración de la pieza también se ha encontrado la que puede ser una de las primeras pinturas de Santa Eulalia

M. ÁNGELES MORCILLO MÉRIDA.

Los trabajos de restauración del Retablo de la Candelaria, de la Concatedral de Santa María, han sacado a la luz varias sorpresas. Durante su mejora, se ha concluido que este, con toda seguridad, además de tener una gran calidad artística, es el retablo más antiguo de los que existen en Mérida, pues data de finales del siglo XVI, de época renacentista. Además, presenta una de las primeras pinturas que aluden a la patrona, Santa Eulalia.

Así lo anunció ayer Carmen Vega, Doctora en Conservación y Restauración y licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Salamanca, que ha sido la artífice de la restauración de esta pieza.

Más información

Confirmó que la intervención en el retablo ha sido muy laboriosa. Por un lado, se ha actuado sobre la policromía, pues tenía una capa generalizada que cubría todo el retablo y que no dejaba ver las decoraciones que tiene. Y por otro, se ha mejorado la estructura, que estaba muy deteriorada. «El retablo, originalmente, no pertenecía a la Concatedral. Se piensa que procede de un convento. Y en el desmontaje que se hizo, no sabemos cuándo, el retablo sufrió mucho», explicó.

Dijo además que el carpintero, que sería quien lo trasladó hasta la iglesia, puso un montón de nuevas piezas de carpintería, «labor que estaba realizada muy burdamente. Y como no le gustaría mucho cómo quedó, decidió darle hasta tres capas de pintura, que hemos encontrado en algún sitio como los capiteles».

Para restaurarlo Carmen explica que lo primero que se hizo fue desmontar el retablo, ya que colgado no era posible llevarla a cabo. Una vez desmontado, se comenzaron a hacer catas de limpieza en las que se descubrieron todas las decoraciones originales que tenía. Fue cuando se dieron cuenta del gran valor y la calidad de la pieza.

«Nos hemos encontrado dibujos con una estilística que parece romana. Hemos hallado unos niños montados encima de caracoles. Eso hace pensar que el que hizo el retablo, que no se sabe quién fue, se basó en esta cultura», explicó.

También se han encontrado otras cosas importantes como una frase en el segundo entablamento que pone 'Estos son los retablos y altares de la confra...', frase que está cortada. Pero que hace pensar a los expertos que este retablo era de una cofradía.

Y en la parte superior de la pieza, también se ha hallado, según explica Carmen, un dibujo de la imagen de Santa Eulalia, con una frase. «Es un retablo de una altísima calidad. No solo por el policromado y el dorado que tiene al mínimo detalle, sino también por la iconografía y la presencia de Santa Eulalia», indica.

Aunque insiste en que ha sido un trabajo muy delicado y costoso, Carmen lo describe también como «muy gratificante». A la vez que ha sido muy difícil la restauración, se han hallado decoraciones que iban animando a los expertos que lo tenían en sus manos a seguir adelante.

Retrato de Fernando VII

Minutos antes, el alcalde recepcionó por parte de la consejera de Cultura, Leire Iglesias, el cuadro restaurado de Vicente López, retrato de Fernando VII. Una obra que pertenece al patrimonio municipal y que ha sido restaurada por Centro de Conservación y Restauración de Bienes Culturales.

El cuadro de más valor de todo el patrimonio municipal, según Osuna, y que es una réplica del original que se conserva en el Museo del Prado. Hace un año que la obra se sometió a una profunda restauración y próximamente se colocará en el salón de plenos municipal.

La restauradora, Marián González, destacó que ha habido que restaurar una anterior restauración que se le había realizado y que no quedó del todo bien.