Cultura tramita el expediente para rehabilitar la iglesia de Santa Clara

Obras que se llevaron a cabo en la techumbre en el año 2012. :: hoy/
Obras que se llevaron a cabo en la techumbre en el año 2012. :: hoy

La sala que acoge la colección visigoda del Museo Romano lleva meses cerrada por fisuras en su cúpula

MARÍA BLANCOMÉRIDA.

La Iglesia de Santa Clara, que alberga la colección de arte visigodo del Museo Nacional de Arte Romano de Mérida, lleva meses cerrada debido a la aparición de unas fisuras en su cúpula.

Según indica la Gerencia de Infraestructuras y Equipamientos de Cultura, organismo dependiente del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, esta medida se ha tomado para evitar posibles desprendimientos de materiales. Pero añade que ya se está tramitando el expediente de obras para su reparación y afirma que los trabajos se iniciarán próximamente.

La Iglesia de Santa Clara es un antiguo convento de estilo barroco construido durante la primera mitad del siglo VIII. La sala contiene los vestigios visigodos más importantes de la Península Ibérica, originarios de los siglos IV al VIII.

La sala contiene los vestigios más importantes de arte visigodo de la Península

Esta colección visigoda fue formándose paulatinamente desde el siglo XVI a partir de donaciones privadas y del interés de ciertos eruditos. Las piezas se han ido encontrando en diferentes puntos de Mérida, así como en la Alcazaba emeritense, en la localidad de San Pedro de Mérida, en Casa Herrera y en Cubillana, según el Museo Romano.

La colección comprende varios grupos. Por un lado, el conjunto constituido por piezas decoradas procedentes de la estructura arquitectónica de los templos, como pilastras, cimacios, capiteles, dinteles y frisos decorados. Otro grupo es catalogable como mobiliario litúrgico, como pilastrillas de altar, mesas y pies de altar.

El tercer conjunto lo forman los nichos u hornacinas; y el cuarto está formado por placas de cancel como elemento mobiliario litúrgico. Finalmente, hay otro grupo constituido por una pila bautismal, un fragmento de canalización decorada y algunas inscripciones.

Museo pendiente

Detrás de esta fisura se esconde una larga historia sobre el intento, aún no logrado, de construcción de un museo que albergue estas piezas visigodas. En 1991 se firmó un convenio entre el Gobierno central y la Junta para hacer el nuevo Museo de Arte Visigodo. En 1998 se empezó a discutir el lugar de emplazamiento. Entre las diferentes opciones, se planteó la restauración de la Iglesia de Santa Clara, la que acoge actualmente la colección.

En el año 2000 se abrió la posibilidad de ubicarlo en el antiguo cuartel de la Guardia Civil, próximo al Teatro Romano y a la zona de los Columbarios. Y actualmente, tras años de retraso y la falta de ejecución de las partidas previstas en los Presupuestos del Estado, Mérida no cuenta todavía con su Museo Visigodo.

Mientras tanto, las piezas visigodas continuarán en la Iglesia de Santa Clara y se podrán visitar una vez arreglada la fisura. La Gerencia de Cultura prevé que el plazo de ejecución de la reforma de la cúpula sea de unas tres semanas y el presupuesto de 17.473 euros.