El CSIC destinará el Convento de las Freylas al Instituto de Arqueología de Mérida

Convento de las Freylas, adosado a la fachada oeste de la iglesia de Santa Eulalia. :: J.M. ROMERO/
Convento de las Freylas, adosado a la fachada oeste de la iglesia de Santa Eulalia. :: J.M. ROMERO

La entidad prevé firmar mañana el acuerdo con la Junta y el Consistorio para que el histórico edificio pueda albergar el centro investigador

Juan Soriano
JUAN SORIANO

El Convento de las Freylas volverá a ser un espacio abierto y de uso para la ciudad, pero para eso habrá que esperar al menos dos años. El estado del edificio y la necesaria obra de adecuación obligan a realizar una importante obra para que pueda albergar al Instituto de Arqueología de Mérida.

Finalmente, este recinto monumental acogerá al organismo adscrito al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en el que también participa la Junta de Extremadura, de ahí que la Administración regional tenga mucho que ver en el acuerdo al que se ha llegado con el Ayuntamiento de Mérida para la cesión de este espacio.

Según la web del CSIC, está previsto que su presidenta, Rosa Menéndez, se desplace mañana a Mérida para firmar con el Ayuntamiento de Mérida y la Junta de Extremadura la cesión del edificio durante 75 años. El objetivo es recuperar el convento y poner en uso un inmueble de alto valor histórico para la ciudad por su vinculación con la iglesia de Santa Eulalia.

La recuperación del edificio se sumará a la creación de una gran plaza pública en el entorno

El convento de Santa Olalla de Freylas de la Orden de Santiago se implantó en Mérida en 1530 con el traslado de un monasterio que se encontraba en la sierra de Montánchez. El inmueble se adosó al muro oeste de la basílica de Santa Eulalia, cegando una de sus puertas de acceso. Esta zona es la más rica, con una bóveda de cañón y estucados. En el resto del edificio predominan el ladrillo, los cajones de tapial y elementos reutilizados. Cayó en desuso a finales del siglo XVIII y ha llegado a nuestros días gracias a la labor de mantenimiento de sus últimos propietarios.

El Ayuntamiento de Mérida llegó a un acuerdo para su compra en 2007 y un año después la Consejería de Cultura de la Junta lanzó un concurso de ideas de arquitectura para llevar a cabo la rehabilitación, para lo que se planteaba un presupuesto máximo de 5,8 millones de euros. Pero la llegada de la crisis económica, y la larga tramitación para incorporar el edificio y su entorno al patrimonio municipal, han retrasado cualquier intervención.

Nueva sede para el IAM

Ahora el objetivo es que la recuperación de este espacio histórico se pueda sumar al proyecto que maneja el Ayuntamiento de Mérida de convertir el entorno de la iglesia de Santa Eulalia y el Hornito en una gran plaza pública.

Para ello, se pretende rehabilitar el Convento de las Freylas para que se convierta en la nueva sede del Instituto de Arqueología de Mérida, con lo que se daría un uso público a un espacio ligado a la historia de la ciudad.

El director del centro de investigación, Sebastián Celestino, señala que de esta forma se podría solucionar los problemas de espacio que tiene el organismo y que impiden su crecimiento.

En la actualidad el Instituto de Arqueología de Mérida ocupa un edificio situado en la Plaza de España. El centro tiene dos laboratorios, uno de arqueología y otro de SIG, pero no los puede poner en marcha. Tampoco hay biblioteca ni sala de reuniones, y apenas hay sitio para sus diez trabajadores.

Sebastián Celestino señala que en los últimos años han recibido 500.000 euros para financiar distintos proyectos de infraestructuras que no pueden poner en marcha por falta de espacio. Por ese motivo, espera que el Convento de las Freylas permita un lugar más adecuado para el único centro de investigación de Extremadura adscrito al CSIC. Pero para eso señala que habría que esperar al menos dos años, ya que primero hay que restaurar y consolidar el edificio y después adecuarlo para su nuevo uso como centro de investigación.