El PP critica la «antipatía» del Gobierno local por regular las bodas civiles

REDACCIÓNMÉRIDA.

El PP emeritense muestra su sorpresa ante el acuerdo del Gobierno local para la regulación de las bodas que se celebren en el ayuntamiento. Según los populares, se ha hecho sin debate ni consenso con el resto de grupos municipales.

Los populares rechazan que la celebración de ceremonias únicamente se limite al Salón del Plenos del ayuntamiento y en el horario establecido de lunes a viernes de 9.00 a 14.00 horas y los sábados de 10.00 a 14.00 horas, como publicó HOY.

Ante la decisión del Gobierno local «limitando considerablemente el horario, días, así como los lugares de celebración de los enlaces matrimoniales civiles, no podemos dejar de manifestar nuestra sorpresa y también nuestro desacuerdo», señala la portavoz del PP, Pilar Nogales.

Como indica, el Ayuntamiento es una institución que, a través de sus concejales y en mayor medida los del equipo de Gobierno, están para prestar servicio a los ciudadanos. «Pero con esta medida anunciada serán los ciudadanos los que se pongan al servicio del Ayuntamiento, vulnerando con ello el que podría considerarse el principal valor de la democracia», asegura.

A juicio del grupo municipal del PP, esta medida resulta «desconsiderada y antipática» con aquellas parejas que quieren formalizar su unión sentimental a través de un matrimonio civil, ya que estima que les limita de forma exagerada el tiempo y el espacio, y porque va a suponer en muchos casos una frustración de los deseos de muchos de estos matrimonios.

Pilar Nogales recordó que el Gobierno municipal está constituido por trece concejales, la mayor parte liberados, «y tienen como obligación dedicarse en cuerpo y alma a servir a los ciudadanos, y por ello cobran un sueldo público, por lo que es ridículo alegar que los ediles están desbordados de trabajo».