El Consistorio destina 450.000 euros a mejorar instalaciones deportivas

Campo de fútbol de San Andrés, que pasará a contar con césped artificial. :: brígido/
Campo de fútbol de San Andrés, que pasará a contar con césped artificial. :: brígido

La mayor parte se empleará para que el campo de fútbol de San Andrés pase a ser de césped artificial

JUAN SORIANOMÉRIDA.

El positivo resultado económico del Ayuntamiento de Mérida en el año 2018 sigue dando juego. El Gobierno local empleará 450.000 euros de los casi 3,3 millones de remanente de tesorería del pasado año en la mejora de varias instalaciones deportivas.

El Consistorio emeritense cerró el pasado ejercicio con un remanente de casi 5 millones de euros. De esa cantidad, 1,6 debe destinarse a amortizar deuda. El resto se puede destinar a las denominadas inversiones financieramente sostenibles, para lo que se exige que no supongan aumento de gastos o reducción de ingresos, entre otras cuestiones. Asimismo, el requisito es que se ejecuten durante el año siguiente, lo que impide llevar a cabo grandes actuaciones de infraestructuras.

El equipo de Gobierno ya ha anunciado la adquisición del convento de las concepcionistas (por 847.000 euros), la compra de una pequeña manzana en la avenida Vía de la Plata para proceder a su derribo (por 251.300 euros), la ampliación del cementerio (280.000 euros) y un expediente para asfaltar calles (500.000 euros). A esto se sumarán en torno a 450.000 euros en instalaciones deportivas.

Las inversiones sostenibles y la ampliación de liberados se aprobó en el pleno de ayer sin votos en contra

La mayor parte, 385.200 euros, se emplearán para instalar césped artificial en el campo de fútbol de San Andrés. Según explicó ayer el alcalde emeritense, Antonio Rodríguez Osuna, se adecuará un campo de fútbol 11 con marcaje añadido para dos campos de fútbol 7 con su correspondiente red de riego y drenaje. El plazo de ejecución será de tres meses. El nuevo terreno de juego tendrá unas dimensiones de 110 metros de largo por 70 metros de ancho. El proyecto incluye porterías fijas y redes, juego de banderines y dos banquillos de ocho plazas cada uno. Mérida pasará a contar con siete campos de fútbol de césped artificial.

Asimismo, se invertirá algo más de 27.000 euros en mejorar el campo del Estadio Romano. En concreto, se mejorará la franja de los banquillos, que se encuentra en muy mal estado, realizando un decapado con césped artificial. Además, actualmente no existe una red perimetral de riego que permita las resiembras o incluso la limpieza de las gradas, por lo que se instalará una nueva infraestructura de apoyo con mangueras en las bandas y laterales. También se mejorará la red de drenaje perimetral para la evacuación de las aguas pluviales y se mejorarán aspersores y algunas zonas de césped en mal estado.

Otra de las inversiones que se llevará a cabo es el levantamiento de un nuevo cerramiento para las pistas deportivas de La Corchera por un valor de 20.000 euros. Atendiendo la demanda de los vecinos, se sustituirá el deteriorado cerramiento de malla actual por uno nuevo más resistente de bloques de hormigón visto. También se creará un nuevo cerramiento con malla en la pista polideportiva de la barriada María Auxiliadora con una inversión de 21.700 euros. De esta forma, se ofrecerá más protección y seguridad a los usuarios de dicha instalación.

Las inversiones financieramente sostenibles se completan con la reforma de salas en el Conservatorio (34.000 euros) y la adquisición de dos barredoras y un camión eléctrico para el cementerio municipal (casi 34.000 euros).

Sesión plenaria

La sesión celebrada ayer aprobó la modificación de créditos presupuestarios necesaria para amortizar la deuda y llevar a cabo estas inversiones. Todos los grupos votaron a favor y solo el PP se abstuvo. Su portavoz, Pilar Nogales, mostró sus dudas sobre intervenciones en espacios cedidos a otras entidades, como el Estadio Romano, o entregados a la Junta, caso del Conservatorio.

La operación asciende a 2,67 millones de los 3,3 millones disponibles. Pero el Gobierno local estima que, entre el coste de adquisición del convento de las concepcionistas (presupuestado por encima del precio real) y las bajas que se puedan producir en los contratos de obras, sobrará cerca de 500.000 euros. De esa forma, aún quedará disponible en torno a 1 millón de euros. El Gobierno local del PSOE ha pedido a los grupos de la oposición que propongan a qué destinar ese dinero. Para eso, ha dado de plazo hasta finales de la próxima semana con el objetivo de que se puedan llevar a Pleno el 29 de agosto.

En la sesión también se aprobó, sin votos en contra, la propuesta para que el Gobierno local pase a tener dos liberados más, de siete a nueve. Los grupos de la oposición señalaron que es una potestad del equipo de Gobierno. Rodríguez Osuna agradeció el gesto, ensalzó la labor de los concejales y señaló que no comparte las críticas, algunas de su propio partido, que se han hecho en las últimas semanas en otros municipios por la designación de ediles con dedicación exclusiva.