El Consistorio derribará una manzana en desuso en la avenida Vía de la Plata

Manzana en forma de cuña que será adquirida por el Consistorio y derribada. :: brígido/
Manzana en forma de cuña que será adquirida por el Consistorio y derribada. :: brígido

El Ayuntamiento ha llegado a un acuerdo con los propietarios para comprar estas edificaciones por 250.000 euros

Juan Soriano
JUAN SORIANO

El Ayuntamiento de Mérida ha llegado a un acuerdo con los propietarios de unas edificaciones situadas en la avenida Vía de la Plata con el objetivo de derribarlas y mejorar la imagen de esta zona de la ciudad. La actuación tiene un coste de algo más de 250.000 euros, que se financiarán con cargo al remanente de tesorería positivo del pasado ejercicio.

Estas propiedades se encuentran entre la avenida Vía de la Plata y la avenida de las Abadías, junto a la rotonda en la que arrancan la Ronda de los Eméritos y la avenida del Lago. Se trata de una manzana en forma de cuña que contiene un edificio de ladrillo visto y varias naves.

La portavoz del Gobierno local, Carmen Yáñez, señala que el Plan General de Ordenación Urbana concede a este espacio la catalogación de viario, por lo que en realidad estas edificaciones deben ser derribadas. Pero para ello hay que compensar a la propiedad.

El Ayuntamiento también recurrirá al remanente positivo para ampliar el cementerio municipal

Con ese fin, explica que anteriores corporaciones intentaron llegar a un acuerdo de adquisición, pero no fue posible debido a las diferencias sobre el precio. Finalmente, se decidió recurrir al Jurado Autonómico de Valoraciones, que fija el justiprecio en casos de expropiaciones.

Yáñez expone que el Jurado de Valoraciones ha concluido que la manzana tiene un coste de algo más de 251.000 euros, una cifra a medio camino entre lo que pedía la propiedad y lo que ofertaba el Consistorio emeritense.

Con esta resolución, el Gobierno local ha conseguido cerrar un acuerdo de compra por ese precio. La actuación se llevará a cabo como si fuese una expropiación, pero sin la larga tramitación que requiere ese tipo de expedientes.

Carmen Yáñez indica que la manzana se derribará y se adecentará como una pequeña zona verde. Esto permitirá mejorar la imagen de una de las principales entradas a la ciudad desde el norte, así como evitar la mala imagen que actualmente dan las construcciones aún en pie.

Esta actuación se llevará a cabo con cargo a los 3,3 millones de euros de que dispone el Ayuntamiento de Mérida para gastar en lo que se denominan inversiones financieramente sostenibles.

La mejora de las cuentas del Consistorio emeritense en la última legislatura ha llevado a cerrar 2018 con un remantente de tesorería positivo de cerca de 5 millones de euros. De esa cantidad, el Ministerio de Hacienda exige dedicar una parte a amortizar deuda financiera. En este caso, llegará a 1,6 millones de euros. El resto se puede dedicar a actuaciones que no supongan un aumento de gastos o reducción de ingresos y que sean sostenibles.

Asimismo, el Gobierno local plantea dedicar en torno a 500.000 euros a un nuevo proyecto de asfaltado de calles.

Ampliar el cementerio

Una de las exigencias de este tipo de inversiones es que deben acometerse en el año en curso. Por ese motivo, el Gobierno local propone llevar a cabo actuaciones de pequeño tamaño en lugar de grandes obras, que requieren un tiempo más largo de redacción de proyecto y de tramitación de la contratación.

Además, hay intervenciones que pueden tener un gran calado. Es el caso de otro de los proyectos que se acometerá con cargo al remanente positivo, la ampliación del cementerio municipal.

Según indica Carmen Yáñez, se va a acometer la adecuación de un nuevo módulo de la parte nueva del cementerio. Se trata de un espacio de 375 metros cuadrados en el que se instalarán 424 nichos en dos estructuras prefabricadas de 212 nichos cada una. La actuación se completará con acerado, iluminación, una pequeña plaza y una zona ajardinada. Asimismo, se llevará a cabo una nueva intervención en los aseos del cementerio con el objetivo de que sean plenamente accesibles.

Carmen Yáñez recalca que con esta obra se podrán cubrir las necesidades de ampliación del cementerio por un plazo de cuatro a cinco años. La actuación tiene un coste de cerca de 280.000 euros.

Para el resto del dinero disponible con cargo a inversiones financieramente sostenibles el Gobierno local ha pedido a los grupos de la oposición que hagan propuestas de gasto. La portavoz municipal indica que PP y Unidas por Mérida han presentado algunas ideas, que serán tenidas en cuenta por el equipo de Gobierno en la medida en que sea posible. En cuanto al resto de partidos de la oposición, Ciudadanos y Vox, se reiterará el ofrecimiento para que participen en la elección del destino de 3,3 millones de euros.