La Confederación seca el río en Mérida para habilitar un hangar para las máquinas de camalote