Comienza la retirada especial de la cubierta de amianto del teatro María Luisa de Mérida

La retirada de la cubierta de amianto del María Luisa se hace en condiciones especiales. :: j. m. romero/
La retirada de la cubierta de amianto del María Luisa se hace en condiciones especiales. :: j. m. romero

El desamentelamiento de este material lleva un protocolo específico, ya que es una sustancia muy peligrosa para quien la manipula

M. Ángeles Morcillo
M. ÁNGELES MORCILLOMérida

La obra de remodelación del María Luisa es especial por varios motivos. Además de los culturales y sentimentales, hay otro aspecto que llama la atención, no solo de los ciudadanos. También de la administración local y regional. Y es por el tema de la retirada de la cubierta, que es de amianto, lo que supone unas medidas especiales de seguridad a la hora de su desmantelamiento y tratamiento.

La Dirección General de Trabajo, responsable última en la tramitación de la retirada de amianto en los edificios de la región, es la que se encarga de la aprobación del Plan de Trabajo presentado por la empresa que va a efectuar la retirada de los materiales con amianto. Para ello debe contar con informes previos del Centro Extremeño de Seguridad y Salud Laboral (CESSLA) y de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social (ITSS).

Precisamente, el plan de retirada de la cubierta de este edificio fue aprobado el pasado 17 de septiembre. Los trabajos consisten, en este caso, en la retirada de cubiertas, depósitos y bajantes de fibrocemento en el María Luisa.

En lo que llevamos de año en Mérida se han hecho cinco retiradas de material con amianto y quedan aún tres pendientes

Así lo confirma a HOY la Directora Genera de Trabajo de la Junta de Extremadura. Sandra Pacheco indica que este es el plan más importante que tienen entre manos en la actualidad en Mérida. «Nosotros nos interesamos por este tema porque el amianto está considerada una sustancia peligrosa y tiene una retirada especial con un proceso especial».

Explica que, en el año 2006, se dictó un decreto que establecía la forma de retirada. Porque este es un material que contiene sustancias que pueden causar graves riesgos de salud a las personas que se exponen o trabajan con él, que lo retiran o que lo manipulan. De todas formas, hay que dejar claro que no pasa nada si se está en un lugar que tiene uralita o fibrocemento pero no se manipula ni se desmantela. Este es un material que desde hace muchos años se ha utilizado mucho en la instalación de cubiertas, depósitos y bajantes.

Indica la directora general que no saben exactamente lo que queda por retirar, ni en Mérida ni en Extremadura. Pero de lo que sí están seguros es de la existencia de amianto en obras de rehabilitación tanto públicas como privadas. Recuerda que en Mérida ha habido que retirar este material de algún colegio de los más antiguos o de las antiguas cocheras de la calle Morerías.

Aún quedan tres por retirar

Por otra parte, también indica a HOY que en lo que llevamos de año, y hasta el pasado 21 de noviembre, se han realizado en Mérida cinco retiradas de materiales con amianto, quedando todavía pendientes tres. Entre estas últimas se encuentran la del teatro María Luisa, una cubierta en la calle San Salvador y otra situada en el Polígono Industrial. En ese mismo periodo de tiempo, en toda la región, se han tramitado 116 planes de retirada de amianto.

Las cinco retiradas de amianto que se han hecho en Mérida a lo largo de este año han sido una cubierta en una finca agrícola y otra en el polígono industrial. Asimismo, las otras tres retiradas corresponden a cubiertas de menos de 100 metros cuadrados ubicadas en una finca agrícola, en un inmueble de la calle San Cristóbal y en otro de la calle San Bartolomé, en la barriada de San Juan y en la de San Bartolomé, respectivamente.

Hay que puntualizar que este tipo de retiradas de menos de 100 metros cuadrados suelen ser de viviendas unifamiliares. Se realizan en una única jornada de trabajo, es decir, son intervenciones con planes genéricos y corta duración.

Además, Pacheco insiste que, para garantizar la mayor seguridad durante el desmantelamiento de este material, el procedimiento para la retirada de amianto es el siguiente: la empresa especializada, que debe estar inscrita en el Registro de Empresas con riesgo por amianto, debe elaborar un plan de trabajo para la retirada de los materiales con amianto. Esto se establece en el Real Decreto 396/2006, de 31 de marzo, por el que se indican las disposiciones mínimas de seguridad y salud aplicables a los trabajos con riesgo de exposición al amianto.

Dicho plan se presenta a la autoridad laboral para su aprobación, previos informes del CESSLA y de la ITSS, en un plazo de 45 días. Una vez aprobado, la empresa puede realizar la retirada, que es lo que se está haciendo ya en el María Luisa.

 

Fotos

Vídeos