Los dos comedores de verano de Mérida reciben un total de 81 solicitudes

Uno de los espacios educativos saludables. :: j. m. romero/
Uno de los espacios educativos saludables. :: j. m. romero

Por unos problemas técnicos se ha optado al final por el Maximiliano Macías y el García Lorca, en vez del colegio Suárez Somonte

M. Ángeles Morcillo
M. ÁNGELES MORCILLOMérida

Los espacios educativos saludables que se desarrollarán durante este verano en dos colegios de la ciudad han recibido, hasta el 7 de junio que se cerró el plazo, 81 solicitudes. 41 para el Maximiliano Macías y 40 para el Federico García Lorca. Hay que recordar que se han ofrecido un total de 60 plazas, 30 en cada uno de los centros.

Estos van a ser los dos colegios que, de forma definitiva, van a acoger estos espacios para los niños de familias más desfavorecidas de la ciudad. Después de que hayan surgido algunos problemas técnicos en el colegio Suárez Somonte, que fue uno de los dos centros que se escogió en un principio, se ha tenido que sustituir por el García Lorca.

Así lo ha explicado a HOY la concejala de Servicios Sociales en funciones, Catalina Alarcón. Esta indica que la lista de los solicitantes se enviarán a Cruz Roja para que seleccionen a los pequeños que disfrutarán de estos espacios. «Se hará una lista de espera para que, si falla alguno de los seleccionados, pueda entrar otro niño y nunca quede vacante ninguna de las 30 plazas que hay en cada colegio», declara la concejala.

Este campamento de verano dirigido a menores cuyas familias tengan una situación social, laboral y económica desfavorecida o de exclusión es una iniciativa promovida por Cruz Roja Juventud y la Junta con la colaboración y coordinación del Consistorio.

Cada campamento contará con tres monitores, y en caso de que hubiera algún menor con discapacidad o patología se dispondrá de terapeuta. Los campamentos se desarrollarán del 24 de junio al 3 de septiembre, de lunes a viernes entre las 9 y las 15 horas, con servicio de desayuno y comida.

Este programa ofrece a menores de entre 5 y 14 años un espacio donde pasar el tiempo libre en las vacaciones de verano participando en actividades educativas, culturales y de ocio para fomentar su inclusión social y atender sus necesidades socioeducativas.

Para poder acceder a las 60 plazas, las familias han tenido que presentar la solicitud en la delegación de Servicios Sociales. Posteriormente estos, remitirán los informes de los solicitantes a Cruz Roja, que será quien adjudique finalmente las plazas.

Alarcón indica que el número de familias que han solicitado este año formar parte de esta iniciativa estival «es similar al de otros años».