Chalecos contra las distracciones a las enfermeras

Los profesionales de Enfermería de Mérida lucen esta prenda para que nadie les interrumpa mientras dispensan fármacos

Dos enfermeras del Hospital de Mérida con los nuevos chalecos puestos. :: J. M. ROMERO/
Dos enfermeras del Hospital de Mérida con los nuevos chalecos puestos. :: J. M. ROMERO
M. ÁNGELES MORCILLOMérida

Por los pasillos del Hospital de Mérida se ve a diario un gran trajín de médicos, pacientes, familiares, personal de limpieza, auxiliaras, enfermeras... Y dentro de este último grupo, hay profesionales que, encima de su habitual uniforme blanco, llevan desde hace poco un llamativo chaleco. Un chaleco de color burdeos en el que se puede leer el mensaje 'Por seguridad no interrumpa. Preparando y administrando medicación'.

El objetivo es ese: que nadie les distraiga mientras dispensan fármacos como medida de seguridad y de una mejor atención.

La medida se acaba de poner en práctica en el área de salud de Mérida, que incluye el centro sanitario emeritense y el hospital Tierra de Barros.

Y se ha hecho después de hacer un análisis pormenorizado de las incidencias registradas. Con los resultados obtenidos se ha llegado a la conclusión de que muchos de los errores que se han contabilizado durante la dispensación de fármacos a los pacientes se podrían haber evitado si los profesionales de enfermería no sufrieran interrupciones en su rutina, por parte de pacientes o de los propios compañeros, mientras realizan esta labor.

Seguridad

De esta forma, la Gerencia del Área ha decidido que el personal de Enfermería que se encarga de la preparación y administración de la medicación realice estas tareas provistos de estos llamativos chalecos, una medida que ya se ha puesto en marcha en otras comunidades autónomas «con buenos resultados», según la Junta de Extremadura.

«Con esta sencilla decisión se puede aumentar la seguridad de los pacientes durante su ingreso», añade la Administración regional.

Las interrupciones que sufren los profesionales sanitarios provienen, fundamentalmente, de otros colegas que demandan a los enfermeros alguna indicación. También de los familiares de los pacientes que solicitan alguna información o algún material concreto. O incluso de los propios pacientes, que llaman la atención de estos profesionales sanitarios a través del timbre de las habitaciones cuando necesitan cualquier cosa.

«Uno de los objetivos que tiene el Área de Salud de Mérida en los últimos años es incrementar los niveles de seguridad y calidad en la práctica asistencial de todos los centros que la componen», subrayan desde la Consejería de Sanidad.

Esta medida es pionera en el Servicio Extremeño de Salud (SES) y de momento se limita a los dos hospitales mencionados, aunque no se descarta extenderla a otros centros sanitarios de la región.

Según indican, la acogida que ha tenido esta medida por parte de los trabajadores sanitarios ha sido muy positiva. Han comprendido perfectamente que con la utilización de estos chalecos se pretende disminuir las interrupciones y, por tanto, ayudarles a que desempeñen con más garantía su trabajo. Conseguir que quienes se dedican a esta labor, los profesionales de enfermería, puedan concentrarse y realizar estas tareas destinándoles la dedicación exclusiva que requieren.

No obstante, el éxito de esta medida depende mucho de la sensibilización también por parte de los pacientes, familiares y resto de profesionales del hospital. Es decir, de que tomen conciencia de que deben respetar las indicaciones del chaleco burdeos. Que no solo es una prenda del uniforme, sino una medida de seguridad.