'Los Camándulas' y 'La Oveja Negra' ponen en pie al público en la segunda semifinal del Carnaval Romano

Los Camándulas. /
Los Camándulas.

La chirigota emeritense sorprendió al público por su originalidad y humor, mientras que la comparsa de Fuente de Cantos hizo lo mismo con un magnífico juego de voces

PAOLA PÉREZ CUENDA

La segunda semifinal del Carnaval Romano comenzó con el Palacio de Congresos algo más lleno que la noche anterior. Y, para más inri, anoche las seis agrupaciones que pasaron por las tablas del escenario arriesgaron y mucho, lo que se tradujo en una noche en la que la calidad de las presentaciones aumentó considerablemente.

Los encargados de romper el hielo en esta segunda noche fueron el cuarteto 'Los Yotuve', quienes tenían un doble desafío, pues además como el resto de cuartetos y coros se estrenaban este año en el concurso. Bajo la premisa de la parodia y el humor con algunos toques de crítica, el primer cuarteto en desfilar por el Concurso de Comparsas y Chirigotas del Carnaval Romano repasó la actualidad emeritense de cabo a rabo, además de lanzar críticas a nivel regional ante las «constantes» averías de los aviones, del tren extremeño y la falta de inversiones.

Los emeritenses anoche se reunieron para transformar el futuro de su ciudad, ya que, tal y como contaron, han tenido un sueño, en el que han visto una nueva Mérida, una ciudad industrial, con una sala de juegos, una industria azucarera, un nuevo matadero y «mucho alcohol y sexo», que hará que la capital extremeña sea «las nuevas Vegas del Guadiana».

Los Yotuve.
Los Yotuve.

'Tagorichi', ganadores del cuarto premio en la categoría de chirigotas el año pasado y quienes probablemente no faltarán en la final, fueron los encargados de tomar el testigo. Llegados directamente desde la luna, ya que no pudieron aterrizar en ella porque estaba «llena», estos astronautas de la Nasa arrancaron los verdaderos primeros aplausos y vítores de la noche. En el primer pasodoble dedicaron algunos versos afilados para el Rey Felipe VI y su padre, el Rey emérito Juan Carlos I, quienes son «un orgullo de familia que representa a España junto a políticos de la peor calaña» y que «besan su bandera porque son muy y mucho españoles», mientras que ellos enarbolaban su bandera del humor.

Sin embargo, en el segundo pasodoble también afilaron los cuchillos y cantaron a cerca de un tema muy debatido estos días como es el de las casas de apuestas y la distancia mínima de estos establecimientos con respecto a los centros educativos. Ya en los cuplés, esta chirigota emeritense dedicó unas estrofas a su ministro Pedro Duque, quien pretende «encontrar vida inteligente dentro del Congreso de los Diputados», para después rematar con un magnífico estribillo «si hay agua en martes, no hay mercadillo» que les otorgaría una merecida ovación del auditorio, no sin antes mandar a más de un político a Plutón y dedicar unos compases al tren extremeño. Sin duda, una actuación bien defendida.

Los Tagorichi.
Los Tagorichi.

Y de una chirigota asidua a febrero y el concurso a una comparsa que ayer volvió por segunda vez al Carnaval Romano de Mérida. Desde Fuente de Cantos, llegaron 'Los Pastores', ganadores del tercer premio de comparsas el pasado año. Bajo el tipo 'La oveja negra' y pisando con firmeza las tablas del Palacio, sorprendieron un año más al auditorio con unas voces potentes y muy bien acompasadas. Con un primer pasodoble dedicado al Carnaval de Mérida y a la capital extremeña, a la que cantaron «desde el corazón», para después pasar a un segundo pasodoble en el que se acordaron de las «17 niñas bonitas de España» y criticaron al Gobierno por olvidar a la «más tonta del lugar», Extremadura, y dejar a los extremeños «tirados en la vía».

Ya en la tanda de los cuplés, los fuentecanteños desvelaron que tienen una «nueva oveja» en su rebaño, que viene de la comparsa 'Los que faltaban', además de criticar la visibilidad que se le da al Concurso de Murgas de Badajoz frente a la «calidad» de las chirigotas y comparsas de Mérida. En un popurrí con letras que pusieron los vellos de punta a los asistentes y un magnífico solo de la voz femenina, estas ovejas negras se acordaron también de la mujer y del «hijo de puta y cobarde» que la maltrata, lo que les hizo merecedores de una gran ovación y de un posible pase directo a la final.

Los Pastores.
Los Pastores.

Tras el descanso, los presentes volvieron de nuevo a sus asientos y continuaron las actuaciones. Fue entonces el turno de 'Los Camándulas', quienes en su quinto año en el Concurso de Agrupaciones carnavaleras más concurrido de la región, fueron la segunda gran actuación de la noche merecedora de pasar a la final. Y es que, estos amos de casa en gallumbos que «valen pa' tó», bajo su tipo 'Soy Antoñito y aquí mando yo', se metieron al público en el bolsillo en un abrir y cerrar de ojos. Junto al público, limpiaron su «pisito», pusieron lavadoras, hicieron los baños, plancharon y hasta nos desvelaron su plato estrella, el huevo frito.

En los pasodobles, estos 'Antoñitos' le cantaron al Carnaval Romano y a las rivalidades que se generan, tras lo que confesaron que ellos únicamente vienen a cantar, mientras que en el segundo pasodoble también dedicaron algunos versos a aquellos que ven en las mujeres «unas chachas» y se empeñan en hacer de la lucha del feminismo «una guerra de sexos».

Sin duda, la de 'Los Camándulas' fue una actuación de sobresaliente que generó muchas carcajadas y aplausos con un tipo muy divertido y al que no le faltaba detalle, además de unas voces muy afinadas, con las que en el popurrí lograron encandilar al público con unos emotivos versos dedicados a sus madres, en los que les agradecían haberles enseñado a ser buenos amos de casa.

Posteriormente, tomó el relevo la comparsa de Calamonte 'Aquí mando yo'. Además de unas voces potentes, la puesta en escena fue uno de sus atractivos, una pandilla callejera que manda en su callejón y que invitó al auditorio del Palacio a sumarse a su rebelión. Así, en el primer pasodoble no pudieron dejar de mencionar el tren extremeño y recordar la manifestación del 18 de Noviembre en Madrid, tras la que se sucedieron muchas palabras que «se ha llevado el viento», por lo que confesaron estar «hartos de que a Extremadura nos traten como borregos».

Tras un primer pasodoble con versos dedicados a la mujer y a los «paletos», a quienes recordaron que la mujer «no nació para obedecer ni es la chacha que limpia mientras tú estás en el sofá», en el segundo continuaron por la misma línea y criticaron las desafortunadas declaraciones de Pedro Acedo. En los cuplés desvelaron que vienen al Carnaval Romano «por cantar» e hicieron referencia a los cambios en el concurso, para después cantar a la dueña de su corazón e invitar a los asistentes a «cantar y cantar sin callar» ante los gobernantes.

Aquí mando yo.
Aquí mando yo.

Y para poner el broche final a la noche subió a las tablas del Palacio de Congresos de Mérida la chirigota 'La Chiriparsa', procedente de La Garrovilla y con un tipo muy interesante, 'Los Gafaos', que animó al público a tocar las palmas al compás que marcaban. De amarillo, con un gato negro en el hombro, con la pata de un conejo, un atrapasueños y una corbata de tréboles, pretendían tener más suerte que de costumbre, aunque parece ser que no la tuvieron pues les echaron un mal de ojo, se les apareció la niña de la curva, pillaron a su mujer con «un rubiales» y se presentó el negro del Whatsapp, pero ya están acostumbrados a la mala suerte. Una actuación de lo más divertida que animó y mucho al público.

En la ronda de pasodobles, el primero fue para criticar la dejadez del presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, en relación al tren extremeño y narrar la «odisea» que acababan de vivir hasta conseguir llegar a la capital extremeña; y el segundo fue para las mujeres extremeñas que son «el más bello monumento» de la región, tras lo que se despidieron con el público en pie de nuevo.

Tercera semifinal

Hoy jueves y, a partir de las 21 horas, comienza la tercera ronda de semifinales en el Palacio de Congresos. En total, serán seis las agrupaciones que desfilarán por él, entre las que se encuentran 'El Protestante', 'Las Valkirias', 'La J'otra', 'La Marara', 'Las Legendarias' y 'Las Trágicas'.