Las barreras del río para impedir la entrada de camalote estarán listas en primavera

Punto de contención del camalote en el río. :: j. m. romero/
Punto de contención del camalote en el río. :: j. m. romero

Otra de las medidas que se ha llevado a cabo para acelerar la limpieza del cauce en el tramo urbano de Mérida es el vaciado del Embalse de Montijo

M. Ángeles Morcillo
M. ÁNGELES MORCILLOMérida

La Confederación Hidrográfica del Guadiana continúa con los trabajos de lucha contra el camalote. Durante los últimos meses, aliados con las bajas temperaturas del invierno, los operarios trabajan a destajo en el tramo urbano de río en Mérida. Varias brigadas de personas que se han formado, que se encargan de las tareas de recogida, trabajan sin descanso para dejar, cuanto antes, el río limpio del ataque de esta planta invasora.

La Confederación Hidrográfica explica a HOY que los trabajos de lucha contra el camalote que se realizan en la actualidad en torno a Mérida se pueden resumir en cuatro acciones principales.

Por un lado, se continúa con la construcción de dos barreras fijas contra el camalote. Dos grandes infraestructuras que se encuentran aguas arriba de Mérida y que tienen como fin proteger la ciudad del ataque de esta planta. «Si todo va bien, está previsto que puedan empezar a hacer su función en la próxima primavera».

Al mismo tiempo que se construyen estas barreras, las brigadas que trabajan en el río realizan una limpieza periódica del cauce. Unas tareas que llevan a cabo con la ayuda de varias embarcaciones y maquinaria de las barreras que hay a la entrada del tramo urbano, que concretamente comienza en la zona donde se sitúa el Club de Piragüismo Iuxtanam.

De forma paralela, se tiene programada la limpieza de las orillas del tramo urbano del río, que son las que quedan entre los puentes, y que se realiza con ayuda de varias embarcaciones.

Para facilitar todas estas tareas anteriores, la Confederación del Guadiana ha procedido al vaciado del embalse de Montijo y al cierre de las compuertas hinchables del azud de Mérida. Esto se hace con el objetivo de facilitar la limpieza aguas abajo del tramo urbano de Mérida, es decir, desde la desembocadura del Albarregas. Con el cauce del río visiblemente más bajo, donde hay incluso zonas en las que no hay agua, se tiene previsto que durante todo este invierno las brigadas que retiran el camalote realicen tareas de limpieza a mano.

Impedir futuras invasiones

El objetivo que se pretende en esta campaña de otoño-invierno es conseguir la limpieza total del río del tramo urbano de Mérida y de todo el embalse de Montijo. Los planes que se tienen desde Confederación es que, para la próxima primavera, se pueda contar con el nuevo sistema de barreras aguas arriba de Mérida que impidan futuras entradas de camalote en Mérida.

Este ambicioso proyecto tiene como objetivo la creación de uno de los puntos principales de contención y extracción de camalote en el conocido como paraje de La Tijera, situado aguas arriba de Mérida. Concretamente en una zona que ya se utiliza en la actualidad para extracción del material vegetal del río y que se considera estratégica para controlar la entrada del camalote en el tramo urbano de Mérida.

La Confederación quiere evitar con esta nueva medida situaciones problemáticas ya vividas en otra ocasiones como el taponamiento del Puente Romano, o los inconvenientes derivados de la presencia y tránsito del dispositivo de extracción en una zona urbana.

Al mismo tiempo se actúa también en la barrera flotante que está instalada aguas arriba del paraje La Tijera, concretamente en el paraje denominado Miralrío. En esta barrera se construyen apoyos intermedios en el cauce de forma que se mejore el anclaje y sujeción de estas.

 

Fotos

Vídeos