Las barreras de contención del camalote se instalarán en Badajoz si funcionan en Mérida

Instalación de las nuevas barreras/HOY
Instalación de las nuevas barreras / HOY

La Confederación Hidrográfica del Guadiana prevé que estén operativas dentro un mes en el paraje de La Tijera, situado aguas arriba de la capital emeritense

EFE

La Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) prevé que estén operativas dentro un mes las dos grandes barreras fijas contra el camalote que construye en el paraje de La Tijera, situado aguas arriba de Mérida, con el fin de impedir la entrada de esta planta invasora en el río a su paso por la ciudad.

Este ambicioso proyecto cuenta con un presupuesto de 1.455.245 euros y su objetivo es crear uno de los puntos principales de contención y extracción de camalote en el citado emplazamiento.

La delegada del Gobierno en Extremadura, Yolanda García Seco, se ha expresado así a los medios de comunicación en una visita para ver la evolución de las obras, junto con el presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadiana, Samuel Moraleda.

García Seco ha indicado que este sistema de barreras es una obra «muy novedosa» que, mediante una innovadora tecnología, permitirá la extracción automática de la planta para evitar así futuras entradas del camalote en la capital extremeña.

En este sentido, ha anunciado que si estas barreras funcionan como está previsto, se reproducirán estas instalaciones en otros tramos del río, concretamente en la entrada de la ciudad de Badajoz.

También ha felicitado a los trabajadores de la Confederación Hidrográfica del Guadiana y al equipo técnico que ha ideado y desarrollado este «magnífico» proyecto, que desea que funcione de forma adecuada para proteger al río de la invasión del camalote.

180.000 toneladas desde octubre

Desde que comenzó el Plan de Choque contra esta planta a mediados del mes de octubre, 180.000 toneladas de camalote han sido extraídas del río Guadiana.

En la fase de extracción han trabajado hasta 450 personas entre los trabajadores de la empresa Tragsa contratados por la Confederación Hidrográfica del Guadiana y los militares de la Unidad Militar de Emergencias.

Por su lado, Moraleda ha dicho que quiere evitar con esta nueva medida situaciones problemáticas ya vividas en otra ocasiones como el taponamiento del Puente Romano o los inconvenientes derivados de la presencia del dispositivo de extracción en una zona urbana.