Azucarera Española presentó alegaciones para impedir que saliera la planta de Mérida

Guillermo Fernández Vara junto Jamal Al Ghurair, este lunes, durante la firma del protocolo de la azucarera/J.M.ROMERO
Guillermo Fernández Vara junto Jamal Al Ghurair, este lunes, durante la firma del protocolo de la azucarera / J.M.ROMERO

La Junta y el Ayuntamiento sostienen que se trata de un «competidor directo que tiene mucho miedo» a la industria en la región

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

El mercado de transformación de la remolacha en España se lo reparten solo dos industrias. Una es una sociedad cooperativa, Acor; la otra, la empresa Azucarera, la antigua Azucarera Española, del británico grupo British Sugar. Azucarera ha intentado, a través de alegaciones y recursos presentados en el Ayuntamiento de Mérida, que el proyecto de instalación de una planta azucarera en Extremadura no saliera adelante. Así lo han recordado hoy tanto la Junta, a través de la consejera Begoña García Bernal, como el alcalde de Mérida, Antonio Rodríguez Osuna, un día después de que Azucarera indicara que la planta prevista en Mérida no es viable.

Más información

La Junta ha dispuesto una línea específicas de ayudas para incentivar la instalación de grandes proyectos industriales en la región mientras que el Consistorio de Mérida ha modificado las ordenanzas fiscales para bonificar en buena medida ese tipo de industrias que deseen ubicarse en la capital de Extremadura. «Se trata de un competidor directo (en referencia a la empresa de British Sugar) y eso lo dice todo de por qué no están interesados en que haya nueva competencia con la fábrica de Mérida. Es un competidor que tiene que tener mucho miedo ante este proyecto en Extremadura«, ha subrayado García Bernal. »Si es inviable, ¿porque llevan un año presentando alegaciones y recursos contra el Ayuntamiento? Están intentando impedir la libre competencia y la instalación de la industria en Mérida contando esta con las mismas ayudas que ellos han tenido en Castilla y León«, ha especificado el alcalde emeritense.

La Junta de Extremadura considera que el proyecto de azucarera en Mérida planteado por el grupo árabe Al Khaleej Sugar, a través de su empresa Ibérica Sugar, es sólido. La tecnología de esta empresa es de las más avanzadas del mundo en el sector azucarero y por el volumen de negocio manejado y el mercado que abarcan se trata de una empresa muy competitiva. «Cuando la competencia tiene miedo será por algo», ha agregado la consejera extremeña de Agricultura, quien recuerda el compromiso por escrito sellado con agricultores extremeños para poder plantar hasta 36.000 hectáreas de remolacha para procesar el producto en Extremadura. No solo eso. Han recordado tanto la consejera como el alcalde emeritense que la planta prevista en Mérida puede acoger también remolacha procedente de Portugal y de los territorios vecinos de Castilla y León y Andalucía. «¿Quien dice que la azucarera de Mérida no puede comprar a los agricultores de Castilla y León a mejor precio si la empresa es más competitiva?», ha preguntado Osuna.

Agricultores extremeños apoyan la azucarera en Mérida

Las organizaciones agrarias UPA-UCE Extremadura, Asaja Cáceres y Cooperativas Agro-alimentarias han manifestado hoy su desacuerdo ante las últimas declaraciones públicas del consejero delegado de la empresa Azucarera, Juan Luis Rivero, al considerar que la construcción de la planta azucarera en Mérida es «inviable».

Las organizaciones agrarias extremeñas y Cooperativas Agro-alimentarias rechazan lo que consideran como «unas declaraciones interesadas» con las que la empresa Azucarera pretende poner en duda el proyecto y evitar así más competencia. «Persiguen ponerle trabas al proyecto para no perder su hegemonía en el conjunto del sector remolachero español, ya que están acostumbrados a funcionar como un oligopolio y marcar las reglas, tanto a los productores como a los consumidores», sentencian las organizaciones.

Según estas organizaciones, la azucarera de Mérida supone una gran oportunidad para el conjunto de sector agrario en la región y la creación de puestos de trabajo, en la que se verán beneficiadas también empresas auxiliares de transporte, logística y otros servicios.

Además, señalan que es una buena oportunidad para la diversificación de los cultivos y rotación de las explotaciones.

«Creemos que Extremadura es un sitio ideal para construir la azucarera porque aquí tenemos agua, tierra y profesionales», coinciden.

 

Fotos

Vídeos