El Ayuntamiento de Mérida compra el convento de las encerradas por 847.000 euros

La portavoz delegada de Hacienda, Carmen Yáñez, y el alcalde de Mérida, Antonio Rodríguez Osuna, junto a la antigua iglesia. /BRÍGIDO
La portavoz delegada de Hacienda, Carmen Yáñez, y el alcalde de Mérida, Antonio Rodríguez Osuna, junto a la antigua iglesia. / BRÍGIDO

El Gobierno local plantea un uso público para un espacio de 2.800 metros cuadrados situado en el centro de la ciudad

Juan Soriano
JUAN SORIANO

El Ayuntamiento de Mérida ha llegado a un acuerdo con las monjas concepcionistas para adquirir el antiguo convento situado en el centro de la ciudad por 847.000 euros. La compra, que se financiará con cargo al remanente positivo del pasado año por la modalidad de inversiones financieramente sostenibles, se hará efectiva tras el acuerdo plenario que tendrá lugar mañana jueves.

El alcalde de Mérida, Antonio Rodríguez Osuna, anunció ayer el acuerdo para la compra de este céntrico espacio, situado entre las calles Concepción, San Francisco, Santa Beatriz de Silva y plaza de la Constitución. El origen del convento de las monjas concepcionistas, conocida como encerradas, se remonta a finales del siglo XVI gracias a la cesión del suelo.

El recinto ocupa 2.785 metros cuadrados. Destaca la antigua iglesia situada en un extremo de la manzana, así como las dependencias del convento, que está vacío desde el año 2009, cuando las últimas monjas que quedaban en la ciudad se trasladaron a Sevilla.

Rodríguez Osuna recalcó el valor arquitectónico de la antigua iglesia, que pasará a tener un uso público. Para el resto del espacio se buscarán distintas soluciones, aunque subrayó que el Plan General califica esta manzana de suelo dotacional público, por lo que se plantean cuestiones como una plaza o una zona verde. «Tendremos tiempo para decidir qué se puede hacer», ha indicó.

El primer edil explicó que en la pasada legislatura el Consistorio tuvo conocimiento de distintas propuestas para recuperar este espacio. Una de las iniciativas más avanzadas llegó a plantear una consulta de viabilidad vinculada a una opción de compra por más de 1 millón de euros. Pero pasaba por una explotación privada y una recalificación urbanística, por lo que fue desestimada.

Finalmente, el Consistorio se ha quedado con la propiedad por un precio «muy por debajo del valor de mercado y catastral del edificio», señaló Rodríguez Osuna, así como inferior al coste que hubiese supuesto una expropiación. Por ese motivo, agradeció la colaboración de las monjas concepcionistas.

La manzana aún tiene un local ocupado, la peluquería de caballeros Willy, en la plaza de la Constitución. Sobre este asunto Rodríguez Osuna dijo que el acuerdo es para comprar el edificio vacío, por lo que ha remitido la solución de este asunto a la propiedad actual.

Ciudad más amable

El alcalde emeritense destacó que esta operación permitirá hacer una Mérida «urbanísticamente más amable», así como recuperar otro espacio para la ciudadanía, como se está haciendo con el Mercado de Calatrava y el cine teatro María Luisa.

También recordó otros dos proyectos en marcha, la adquisición de una antigua casa ya derribada en la Puerta de la Villa y la adecuación del antiguo convento de San Andrés en la plaza de Santo Domingo. Sobre estos planes, recalcó que el nuevo gobierno apenas lleva un mes trabajando y que hay tiempo por delante durante la legislatura.