Aumenta la afluencia a la Feria de Mérida en el centro y disminuye en el ferial

Vista de la puerta de entrada al recinto ferial de Mérida a mediodía de ayer. :: Brígido/
Vista de la puerta de entrada al recinto ferial de Mérida a mediodía de ayer. :: Brígido

Aunque las casetas más emblemáticas han conservado su tirón, los feriantes han notado una bajada de clientela en esta edición

MARÍA BLANCOMÉRIDA.

Aumenta la afluencia de público a la Feria en el centro y disminuye la del ferial. Este es el balance al que llegan los hosteleros de los distintos establecimientos de Mérida tras la despedida anoche de la fiesta con los fuegos artificiales.

El calor, la falta de ideas, la eliminación del día festivo o la competencia que hacen los bares del centro son algunas de las causas que los feriantes del recinto achacan a esta bajada. Aunque algunas de las casetas, al contar con su clientela habitual, no han visto mermada la afluencia de gente. Es el caso de El Cortijo, la Pulpería o Eurocaseta.

«En El Cortijo tenemos una clientela fija que viene a ver folklore y ese es el éxito de esta caseta», comenta Luis Valiente, que cree que el calor ha sido una de las causas principales de esta bajada.

«Ahora tú le preguntas a niños y jóvenes qué es Tierrablanca y no saben qué es»

«Ahora tú le preguntas a niños y jóvenes qué es Tierrablanca y no saben qué es» Luis Valiente Cortijo Extremeño

Según él, el objetivo del Cortijo es potenciar la feria también al mediodía, pero debe tener el apoyo de las instituciones porque solos no pueden. Además, según dice, se necesitan muchos meses para montar una caseta de estas características.

Por ello, hace un llamamiento para «que se implique más la Junta de Extremadura y el resto de instituciones». Además, para incentivar la feria de día, una de sus ideas sería bajar al 50% el precio de las atracciones de la feria durante las mañanas y el mediodía.

«Este año no hemos notado cambios. Tenemos una clientela fija y la afluencia fue buena»

«Este año no hemos notado cambios. Tenemos una clientela fija y la afluencia fue buena» José Parajó Pulpería Gallega

«El Cortijo es una caseta emblemática, un museo etnográfico, donde a los niños se les puede enseñar cómo se trillaba la era, y ese es el objetivo, enseñarle a los niños que la leche no viene del tetrabrik», explica Valiente.

Según él, quizás los niños y jóvenes de ahora no estén tan involucrados con la cultura extremeña. Antiguamente, explica Luis Valiente, existían once colegios en los que se impartían clases extraescolares donde enseñaban la cultura y el folklore extremeño, que estaba apoyado por la Junta.

«Ahora tú le preguntas a niños y jóvenes qué es Tierrablanca y no saben qué es. Eso es una cal que se sacaba de la mina de La Zarza y de ahí sale la jota de La Zarza, o por ejemplo la jota de varear las aceitunas o la jota de los quintos». A Valiente le gustaría que la Junta reanudara esas clases extraordinarias para que los niños desde pequeños conozcan un poco la tierra en la que viven.

«La acogida ha sido muy buena, quizás ha disminuido un poco el lunes y el martes»

«La acogida ha sido muy buena, quizás ha disminuido un poco el lunes y el martes» José Luis Mosquera | La Moett y Entrecañas

La Pulpería Gallega de José Parajó tampoco ha notado cambios en su clientela, sigue igual de bien. Además, el día 2 de septiembre, no sabe el motivo, «se notó más gente. Aunque sería bueno recuperar el feriado local porque eso sí se nota», comenta Parajó.

Según él, el ruido de las atracciones y establecimientos de alrededor no benefician a su caseta porque «los clientes quieren comer tranquilos sin escuchar una música tan alta», comenta Parajó.

BRÍGIDO

La caseta de todo a un euro, Eurocaseta, ha mantenido su clientela gracias a sus precios competitivos. Aunque, según Javier Saturnino, «el otro día estábamos trabajando a tope y vino uno de otro puesto y nos dijo que los demás estaban vacíos».

Saturnino reconoce que, aunque a ellos les ha ido bien los tres primeros días, falta ambiente en el recinto. «En dos días salieron muchos autobuses llenos de gente que se fue de vacaciones los días de Feria y esas cosas se notan en la afluencia de gente», explica este empleado.

A su juicio, si no se incentivara tanto la Feria en el centro de Mérida, iría más gente al ferial. «El mediodía es penoso desde hace muchos años. Además, poner conciertos gratuitos u otras ofertas en el centro no es la mejor idea para atraer a los ciudadanos aquí», asegura.

Éxito en el centro

En cuanto a la Feria en la zona centro, los hosteleros hacen una valoración bastante positiva. Es el caso del bar Entrecañas, en el que la clientela se ha concentrado sobre todo en los primeros días de fiesta. «El lunes y el martes ha sido un poquito más flojo pero, en general, muy bien», comenta José Luis Mosquera, dueño también de La Moett.

Parecido es el caso de el bar El Callejón, situado en la Plaza de España. Rubén Pérez espera que en los próximos años la acogida sea tan buena como este. «No nos afecta mucho el que no haya festivo porque la gente lo da todo los días que pueden», comenta este empresario.