Los arqueólogos del Consorcio ya realizan las nuevas catas en el María Luisa

Trabajos del Consorcio en el solar donde se levantará el nuevo María Luisa. :: brígido/
Trabajos del Consorcio en el solar donde se levantará el nuevo María Luisa. :: brígido

Los trabajos en el solar del antiguo cine tienen lugar desde ayer por un equipo técnico de cinco expertos, y se prolongarán tres meses

M. ÁNGELES MORCILLO MÉRIDA.

Las obras para levantar de nuevo el Teatro Cine María Luisa dieron ayer un nuevo paso adelante con el comienzo de nuevas catas arqueológicas. El Consorcio de la Ciudad Monumental será quien se encargue de estos trabajos, que se prevé que se prolonguen unos tres meses si no hay ningún contratiempo.

En el gran solar que ha quedado al descubierto tras demoler el edificio ya se puede ver trabajando a un equipo técnico y experto compuesto por una arqueóloga, un topógrafo, un dibujante y dos peones de arqueología.

El proyecto arquitectónico de rehabilitación del María Luisa incluye, aparte del derribo del edificio, rebajar todo el terreno para hacer posible la construcción de una planta sótano.

Se ha rebajado todo el terreno para hacer posible la construcción de una planta sótano

Al haberse sondeado únicamente en la zona de lo que era el patio de butacas, el Consorcio estima que se necesitan realizar varios sondeos más en la zona de entrada al teatro ahora que ya se encuentra totalmente eliminada.

Los arqueólogos efectuaron tres sondeos, cuyos resultados fueron positivos. En uno, apareció un nivel de destrucción de cronología romana. Y en los otros dos, un considerable desnivel y un corte en la roca natural. Se interpretó, a falta de ampliar el área intervenida, como el posible foso de la muralla romana.

Con el informe positivo de los arqueólogos, la Comisión Técnica del Consorcio acordó la excavación arqueológica del promotor contratista. Se desarrollará en dos fases. La que comenzó ayer es la segunda de ellas.

La primera intervención arqueológica que se hizo antes del derribo parcial de la edificación tenía dos objetivos. Uno, ampliar el conocimiento arqueológico de la zona y dos, confirmar las expectativas generadas en sondeos y excavaciones anteriores en el patio de butacas.

Una vez que se realizaron los sondeos y se emitió el informe se decidió, por cuestiones de seguridad, que lo adecuado era hacer primero la demolición parcial que conlleva el proyecto. Una vez concluida esta fase, se ha proseguido con la excavación arqueológica preceptiva, tal y como dictaminó la Comisión Técnica del Consorcio.

En el año 2017, el Ayuntamiento retomó este proyecto. Las obras de rehabilitación fueron adjudicadas a la empresa Condisa por de 3.316.894,91 euros.

En noviembre de 2018

Las obras comenzaron a mitad de noviembre del pasado año con la reordenación del tráfico en la zona. Y a finales de ese mes comenzaba una de las primeras fases de la obra, que conllevaba la retirada de la cubierta de amianto. Esto supuso aplicar unas medidas especiales de seguridad a la hora de su desmantelamiento y tratamiento.

El plan de retirada de la cubierta de este edificio incluía las cubiertas y los depósitos y bajantes de fibrocemento.

Con todos estos trabajos previos, pero no menos importantes, se daba respuesta a una demanda histórica de la ciudad para recuperar dicho edificio que, con el paso del tiempo, presentaba notables signos de degradación. Han sido casi 20 años los que ha estado sin darle uso.