Aplazan la tramitación de la nueva ordenanza de taxis

Taxis estacionados en la parada de la Plaza de España. :: brígido/
Taxis estacionados en la parada de la Plaza de España. :: brígido

Los grupos políticos presentan propuestas al borrador del equipo de Gobierno que ahora estudiarán los técnicos

BEATRIZ BRAVO MÉRIDA.

La Comisión de Tráfico celebrada ayer para discutir sobre el borrador de la ordenanza municipal de taxis quedó aplazada a principios de septiembre. Esta prórroga obedece a que los grupos políticos plantearon cuestiones que no se habían llevado a los grupos de trabajo previos y que deben ser valoradas por los técnicos municipales.

El borrador presentado por el Gobierno local contempla aspectos que no recoge la actual normativa vigente, del año 1986, además de modificar otras cuestiones que quedan desfasadas. Así, se contempla un máximo de licencias de taxis por población, conforme al decreto regional de 2015 que establece una licencia por cada 2.000 habitantes, o se regula la posibilidad de que existan vehículos de siete plazas.

También recoge el documento aspectos sobre la adjudicación de licencias y la transmisión de las mismas. En este sentido, se contempla la donación del permiso cuando su titular posea una antigüedad de, al menos, cinco años de servicio. A su vez, se establece una serie de criterios para la concesión de licencias en casos de suspensión del servicio por avería, accidente o enfermedad, así como por solicitud del titular.

El gobierno local pretende que la ordenanza sea consensuada y prevé su aprobación en pleno en septiembre

Con este borrador, el Gobierno local pretende actualizar la normativa para el sector del taxi en la ciudad, dado que la ordenanza vigente ni siquiera contempla cuestiones como el número de horas de descanso, la prohibición de fumar en el interior del vehículo o la forma de concertación de servicio, explica el delegado de Tráfico, Marco Antonio Guijarro, quien hace hincapié en la importancia de contar con una ordenanza que responda a las características y necesidades del sector.

Ante la falta de una normativa actual en este terreno, el servicio de taxi en la ciudad viene prestándose por el funcionamiento natural de las asociaciones de taxis, teniendo en cuenta cómo se realiza en otros lugares, explica Guijarro.

En todo caso, la intención del Gobierno local es contar con una ordenanza consensuada con los grupos políticos. La previsión es que la ordenanza se apruebe por el Pleno en septiembre, una vez que se celebre la comisión aplazada ayer debido a que los grupos políticos presentaron una serie de cuestiones que no han llegado en tiempo en forma, según Guijarro, porque no se habían expuesto en los grupos de trabajo.

Ante esta circunstancia, y en aras a sacar una ordenanza consensuada, se ha aplazado a septiembre dicha comisión para dar tiempo a los técnicos municipales para responder a los planteamientos de los grupos PP, IU y Podemos. Estos tienen de plazo hasta el lunes para presentar por escrito sus propuestas.

La comisión para abordar las respuestas de los técnicos municipales deberá celebrarse al menos con 48 horas de antelación al pleno de aprobación de la ordenanza. Tras el visto bueno de la Corporación, se abrirá un periodo de exposición pública, que será de un mes, para la presentación de alegaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos