'Antígona' se convierte en danza