Alarma entre los vecinos de Proserpina por la oleada de robos en los chalés

Ángel González muestra su casa tras el robo. :: Brígido/
Ángel González muestra su casa tras el robo. :: Brígido

En la última semana han asaltado tres viviendas en el perímetro del lago

ANTONIO GILGADOBadajoz

Cuando Ángel González abrió la puerta de su chalé de Proserpina el sábado de madrugada y vio la persiana levantada de la casa descubrió que le habían robado.

Antes de entrar ya sabía que habían asaltado la casa, por eso ni se alteró cuando se encontró las dos habitaciones revueltas. Le sorprendió en la cocina el lavavajillas encendido y se dedicó a comprobar lo que se habían llevado. Joyas, dinero en metálico y una 'tablet' fue el primer recuento. Llamó a la Policía y esperó a que se fueran los agentes para recoger.

Por el rastro que dejaron los ladrones resulta fácil adivinar que saltaron por la parcela del vecino y se valieron de una silla de su jardín para saltar al balcón. Registraron el interior y salieron por la puerta de casa. Aunque Ángel estuvo todo el día fuera sospecha que los ladrones pudieron entrar casi al mismo tiempo que llegó a casa y saltaron al escuchar que se acercaba un coche .

Sólo así se explica que dos habitaciones estuvieran totalmente revueltas y el resto de la casa como si no lo hubieran pisado. «Yo creo que no les dio tiempo, oyeron algo y como ya tenían algo de botín echaron a correr», resume.

El problema es que el asalto en su vivienda no es un hecho aislado en la colonia.

Ángel cuenta que el fin de semana pasado un vecino que tiene su vivienda a pocos metros de la suya también sufrió un robo similar y que ayer, cuando comunicó a miembros de la asociación de vecinal lo que le había pasado, otro miembro de la asociación le dijo que lo mismo le había ocurrido un día antes. En total, recapitula, han sufrido tres robos en la última semana. A lo que hay que sumar el asalto a una decena de coches a mediados de abril y el sabotaje de la caseta postal donde recogen el correo en mayo.

Demasiadas coincidencias en tan poco tiempo para una colonia en la que siempre han presumido de vivir en una zona tranquila. Los vecinos sospechan que todos estos incidentes se deben a que alguna banda ha visto en la colonia un blanco fácil y no descartan que los robos estén relacionados.

En la asociación de vecinos se ha planteado más de una vez reforzar la seguridad del perímetro. Han pedido presupuesto a empresas privadas de seguridad para que hagan rutas nocturnas de vigilancia y a instaladoras de alarmas, pero no han llegado a ningún acuerdo porque no todos los residentes están dispuestos a invertir en seguridad.

En el entorno del lago viven más de doscientas familias durante todo el año y muchas tienen alarmas, cámaras y perros de seguridad, pero la mayoría siguen siendo casas de fin de semana.

 

Fotos

Vídeos