Los bares deberán tener visible la licencia con el aforo permitido

Los bares deberán tener visible  la licencia con el aforo permitido

La delegación de Urbanismo quiere que se empiece a cumplir de una vez la ordenanza de veladores

A. GILGADO

Más transparencia en el control de los bares, restaurantes y pubs nocturnos. La delegación de Urbanismo pasó ayer a la Junta de Gobierno Local una modificación de la ordenanza municipal para que los empresarios empiecen a cumplir la norma. Según explicó Carmen Yáñez, actualmente se ignora y el cambio supone que los hosteleros tendrán la obligación de exponer en un sitio visible datos claves sobre la explotación de su negocio, algo que en estos momentos muy pocos, o casi ninguno, ofrece.

La nueva licencia debe estar al alcance de todos y con más información. Debe concretar el horario, el tipo de actividad, la ocupación de espacio público permitida en la calle, el número de sillas y mesas del velador y el aforo total que puede acoger en el interior.

Con este cambio se corrige un déficit que dificultaba el control de la Policía Local sobre las autorizaciones y permisos en la hostelería.

Habitualmente, los agentes que se dedican a esta función tienen que pedir a los empresarios la documentación para ratificar que funciona dentro del horario permitido, que las mesas y sillas no exceden de lo autorizado o que el número de personas tampoco sobrepasa la capacidad máxima. Con el nuevo modelo, esperan en Urbanismo, no se interferirá en la actividad del local porque permitirá cotejar todos los requerimientos en la licencia visible obligatoria.

«En realidad, sólo tratamos de cumplir la ley. La normativa exige que todos estos datos estén disponibles, pero no se hacía y eso va a cambiar».

Este nuevo documento no sólo agilizará los controles de la Policía Local, será muy útil para el consumidor. Los clientes de los locales podrán consultarlo si tienen sospecha de que, por ejemplo, están en un pub con un aforo que supera lo autorizado o la terraza exterior invade un sitio que no le corresponde.

No es la primera vez que se intenta poner orden a la hostelería de la ciudad en temas tan polémicos como el horario de cierre o los veladores. Cada año se repiten las quejas de los empresarios porque entienden que las restricciones no se aplican para todos por igual.

La temporada pasada fue muy polémica la concesión de bares en la Alcazaba.

Los empresarios del entorno del Arco de Trajano protestaron públicamente por la condescendencia del Consorcio y del Ayuntamiento ante lo que ellos consideraban competencia desleal.

Venta a menores

Junto al control de los veladores y el aforo, el otro problema que trata de atajar el Consistorio afecta a la venta de alcohol a menores o a partir de las diez de la noche. La actuación de la Policía Local, recordó Carmen Yáñez, no se limita a la campaña que se hizo antes de la Feria o en Navidad. Los agentes mantienen un seguimiento a este tipo de establecimientos de forma constante, pero en vísperas de fechas claves tienen más impacto.

Igualmente vigilan la proliferación del botellón, que en primavera suelen reproducirse en algunos espacios no permitidos. Para combatir el consumo de alcohol entre los jóvenes, el Consistorio anunció ayer un acuerdo con Febe -Federación Española de Bebidas Espirituosas- para promover campañas de hábitos saludables entre los menores de 18 años.

Esta iniciativa se sumará a la que promueve la delegación de Sanidad en institutos de secundaria de la ciudad.