En las entrañas del Templo de Diana

Los trabajos de rehabilitación del edificio de los Corbos comenzaron hace un mes. :: BRÍGIDO/
Los trabajos de rehabilitación del edificio de los Corbos comenzaron hace un mes. :: BRÍGIDO

La intervención en el edificio se encuentra dentro del proyecto 'Ciudades Romanas', y supone una inversión de unos 130.000 euros

MARTA PÉREZ GUILLÉN

Acceder por una pasarela discreta, con la particularidad de que se mantiene en el aire sin necesidad de estar apoyada al monumento. Recorrer el plinto del Templo Diana por un camino de madera y admirar la singularidad y detalles del espacio que lo hacen único desde una perspectiva diferente. Descubrir en su interior las salas del Palacio de los Corbos rehabilitadas y dispuestas para que se ubique un centro de interpretación del Foro de la Colonia. Subir por las escaleras, y admirar la segunda planta del edificio renacentista. Un espacio diáfano en el que dar conferencias y celebrar encuentros audiovisuales. Asomarse por los arcos y deleitarse con la sombra de las imponentes columnas. Todo ello, respetando la imagen original del Palacio. Y aunque todavía queda para que lo descrito se convierta en tangible, desde hace un mes, ya se está trabajando en las entrañas del Templo de Diana. En la restauración del Palacio de los Corbos.

Ahora la actuación se centra en la reparación de la fachada y la bóveda, arreglar los enfoscados, además de limpiar y restaurar cada una de las piedras de todo el Palacio. «Cuando todo esto esté listo, terminaremos con un mortero de cal como era en su origen», explica Rubén Cabecera, arquitecto de la empresa Arquingeni y encargado del proyecto 'Ciudades Romanas' en Mérida. El paso siguiente tendrá que ver con los pavimentos y los acabados que permitirán que el espacio sea visitable. Eso sí, bajo la máxima de respetar todo lo posible la estética del Palacio renacentista. También se encargarán de la entrada al edificio. «Uno de los requisitos del proyecto era que el acceso debía ser discreto», indica Cabecera. De ahí, que la opción sea ubicar una pasarela en el aire. «Los que pasen por ella no notarán nada», indica.

Ciudades y Mecenas

Entre especialistas en la rehabilitación y obreros, en total suman diez los trabajadores que actúan sobre el edificio. Y aunque el Consorcio de la Ciudad Monumental de la ciudad tiene estudiado al dedillo su interior, lo cierto es que el equipo de Cabeza ha dado con una particularidad con la que no contaban. «Al trabajar en la bóveda nos hemos topado con unos tirantes de hormigón que no nos esperábamos», recalca Cabecera, quien confiesa sentirse orgulloso por poder trabajar en el monumento. «Es toda una responsabilidad, si tenemos en cuenta que el último en realizar una intervención en este Palacio fue Dionisio Hernández Gil, toda una eminencia en la restauración de edificios históricos», indica.

La intervención que desarrolla Arquingeni se encuentra dentro del proyecto promovido por la Consejería de Cultura, 'Ciudades Romanas'. «Son unos fondos de Europa que se van a invertir en diferentes monumentos y ciudades de la región», explica Cabecera. El plan en la capital autonómica cuenta con un presupuesto de 400.000 euros, de los cuales 130.000 irán destinados al edifico de los Corbos.

Una vez finalice la intervención, el Plan Mecenas recoge el testigo. «Le dejamos todo listo para que ellos lo terminen de adecentar», indica. Aunque para eso, todavía hay que esperar. «Cuando se trata de rehabilitar, no se puede hablar de tiempos». Pero sí de ganas, y de esas sobran.