Una lluvia de pétalos recibirá a la madre del Lunes Santo en San Juan