Un tiroteo con tres víctimas mortales desata la psicosis terrorista en Holanda

La policía detenido al principal sospechoso del asesinato de tres personas en Utrecht. / Foto: AFP / Vídeo: Europa Press

La policía no descarta ninguna hipótesis pero cobra fuerza la idea de que el autor,ya detenido, actuó por motivos familiares

Salvador Arroyo
SALVADOR ARROYO

Asesinato por asuntos familiares, crimen de honor y atentado terrorista. Esas serían algunas de las hipótesis que a última hora de la noche de ayer se mantenían abiertas en relación con el tiroteo perpetrado en uno de los tranvías de la localidad holandesa de Utrecht, que se saldó con tres muertos y cinco heridos, tres de ellos graves, en torno a las once de la mañana.

El principal sospechoso, un hombre de 37 años, Gökmen Tanis (nacido en Turquía), con un amplio historial delictivo, emprendió la huida tras el ataque manteniendo en alerta a toda la ciudad durante siete largas horas, hasta que fue detenido por la policía. Un hecho plagado de incógnitas aún no despejadas que desató la psicosis terrorista en Holanda y mantuvo en vilo a todo el mundo, apenas tres días después de los atentados en las dos mezquitas de Nueva Zelanda. El primer ministro holandés, Mark Rutte, en una comparecencia de prensa a última hora de la tarde, descartaba cualquier vinculación entre el suceso de Utrecht y el del pasado fin de semana que dejó medio centenar de fallecidos en la ciudad neozelandesa de Christchurch.

Habló de «ataque» porque sesgó la vida de tres personas «y otras tres están luchando por sobrevivir», pero eludió emplear el calificativo de terrorista. «Hay muchas preguntas y rumores», subrayó, sin cerrar ninguna de las hipótesis y emplazando a una comunicación más detallada que se produciría a lo largo del día de hoy, una vez se tome declaración al presunto autor.

El sospechoso tiene un largo historial delictivo, con acusaciones por robo y violación

El pánico se desató a las 10:45 horas en esta histórica localidad, de unos 340.000 habitantes, a unos 70 kilómetros de Ámsterdam. En la conocida como plaza 24 de Octubre, que en realidad es un cruce de viales al que se accede directamente desde una de las autopistas principales del país, un hombre la había emprendido a tiros contra los pasajeros de un tranvía. Según los detalles aportados por testigos, primero arremetió directamente contra uno de los ocupantes del convoy (una mujer) por circunstancias aún no aclaradas. Posteriormente, descerrajó los tiros fatales que acabaron con la vida de las dos personas que habían acudido a auxiliarla.

Un amplio despliegue policial, al que se sumaron tres helicópteros, comenzó a buscar al presunto asesino, que había emprendido la huida. Inmediatamente se activó en toda la región de Utrecht el nivel de alerta máxima antiterrorista 5 (el 4 se mantuvo en el resto del país). Se recomendó a los ciudadanos que no abandonasen sus casas, se cerraron las puertas de los colegios y centros comerciales, se habilitó una línea telefónica de información directa a familiares en el municipio y Cruz Roja activó un enlace en su web para poner en contacto a las familias. Llegó a recibir más de cinco mil entradas.

Captado por las cámaras

Se reforzó la presencia de unidades policiales y antiterroristas en todos los lugares sensibles de la ciudad, pero también del país, en sus estaciones ferroviarias y en el aeropuerto de Schipol (Ámsterdam). A esas horas la policía seguía la pista de un vehículo, un Renault Clio de color rojo, en el que emprendió la huida el sospechoso. Tras encontrarlo abandonado y recabar varias huellas y otras pistas halladas en su interior, en torno a las tres de la tarde, se difundía a través de Twitter la imagen de Gökmen Tanis, natural de la Yozgat, una provincia del centro de Turquía. El rostro del presunto criminal fue captado por una de las cámaras de seguridad del interior del tranvía, apenas unos minutos antes del tiroteo.

El balance de víctimas sería confirmado a través de un mensaje de vídeo por el alcalde de la localidad holandesa, Jan van Zanen, apenas una hora después. Tres fallecimientos y un total de ocho heridos, tres de ellos en estado crítico, aunque posteriormente la policía reduciría ese número a cinco. Ya en ese momento, el regidor holandés mantenía que se trabajaba sobre la hipótesis del atentado, sin confirmar el cariz terrorista. «Probablemente hay un delincuente, pero también podría ser que haya varios». Se confirmaría un primer arresto, pero sin aclarar sus implicaciones.

El objetivo principal de los agentes era Tanis. Y su captura se hizo oficial en torno a las siete de la tarde, en mitad de la que era ya la segunda rueda de prensa del regidor de Utrecht y en la que un portavoz de la Fiscalía apuntaba ya posibles «razones familiares» como una de las hipótesis de la investigación. Los registros en el interior de la vivienda de Tanis continuaron al tiempo que se rebajaba a la situación anterior el nivel de alerta antiterrorista.

Para entonces ya se había hecho pública la larga trayectoria delictiva del individuo. El pasado 4 de marzo Gökmen Tanis compareció ante un juez bajo sospecha de estar involucrado en una violación que se había producido en julio de 2017. En 2012 fue juzgado también por robo y a finales de 2013, por intento de homicidio involuntario.

Medios turcos recogían también declaraciones de su familia. Al parecer, regresó a Turquía en 2008 después de divorciarse de su esposa, que se había quedado con su hijo en Holanda, adonde habían emigrado juntos. El padre del sospechoso aseguraba a esos medios, en declaraciones recogidas por la agencia de prensa turca DHA, que quiere que su hijo sea «castigado» si se confirma su responsabilidad.

Borrell no cree que haya españoles afectados por el tiroteo

El ministro español de Asuntos Exteriores y Cooperación, Josep Borrell, afirmó este lunes que, «por el momento», no tiene conocimiento de que haya ciudadanos españoles afectados por el tiroteo en Utrecht.

«Creo que por el momento no hay», indicó Borrell en una rueda de prensa en Bruselas, donde asistió a un Consejo de ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE), preguntado por si había españoles entre las víctimas del ataque.

Por su parte, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha transmitido el «afecto y solidaridad» de la sociedad española con la holandesa tras el presunto ataque terrorista.

A través de su cuenta oficial de Twitter, el jefe del Ejecutivo señala que está siguiendo con «preocupación» las informaciones que llegan de la ciudad holandesa.

Más información