Puesto en libertad, John Walker Lindh, el talibán americano

Así salía de prisión John Walker; el talibán americano. Nacido en Estados Unidos como católico se convirtió al islam a los 16 años; un año antes de trasladarse a Yemen. Más tarde, ya en Pakistán, se formó como talibán y combatió contra los norteamericanos en la guerra de Afganistán. Tras ser capturado, no pasó por Guantánamo, sino que fue juzgado y condenado a 20 años por un tribunal federal estadounidense.Tres años antes de lo previsto, Walker vivirá en libertad condicional en Virginia aunque no ha dejado sus pensamientos extremistas. Eso sí, recibirá terapia y no podrá salir del país, ni acceder a internet sin permiso y supervisión.Aún así, muchos lo consideran un peligro para la sociedad. Se reabre el debate sobre la integración de los terroristas en la sociedad, ya que se calcula que en 2025 la mitad de los detenidos tras el 11-S serán puestos en libertad.