La periodista asesinada en Malta había acusado al Gobierno de corrupción a cuenta de una sociedad panameña

La bomba adosada al coche de la periodista maltesa Daphne Caruana era tan potente que los restos han quedado esparcidos varios metros por la zona. La explosión causaba la muerte instantánea de la periodista de 54 años, azote del gobierno de Joseph Muscat. La oposición califica el atentado como asesinato político y pide una investigación independiente a la ordenada por el primer ministro. Caruana había acusado a Muscat de corrupción. Según sus pesquisas, unos documentos localizados en un pequeño banco con sede en Malta probaban que la mujer del  primer ministro era la propietaria de una sociedad en Panamá que podría haberse usado para recibir transferencias sospechosas remitidas por la hija del presidente de Azerbayán, acusaciones que tanto Muscat como su mujer negaron.-Redacción-