Meghan Markle, modernidad y diversidad en la Corona británica

 La nueva princesa del siglo XXI comienza una vida lejos de un pasado en el que no ha faltado de nada porque a sus 36 años, a Meghan Markel le sobran desparpajo y la naturalidad para posar, hablar en público y compartir sus gustos e intereses en este blog al que ahora pone punto final.La actriz afroamericana cierra también una etapa de 7 años en esta conocida serie de abogados en la que la hemos visto en escenas muy subidas de tono y hasta eligiendo traje de novia. Etapa en la que Meghan se casó con el productor Trevor Engelson, de quien se divorciaría dos años después. Su vocación de actriz fue tan precoz como su activismo, con solo 11 años, escribió a una empresa para que retiraran este anuncio  machista. Ahí comprendió el impacto de las acciones individuales. De ahí a su declaración en la ONU: "Estoy orgullosa de ser mujer y feminista".Comprometida con su labor humanitaria y orgullosa siempre de sus orígenes. No hay duda de la gran complicidad con su madre, Doria Ragland, instructora de yoga y trabajadora social, a la que define como su principal refugio y mejor amiga.Su padre, Thomas Markel, director de iluminación en Hollywood, tuvo un papel clave en su carrera como actriz. Su asistencia ha sido un interrogante hasta el último momento. Pero finalmente su delicado estado de salud le ha impedido llevar a su hija al altar, como lo trasladó ella misma en un comunicado.Nunca antes desde Diana de Gales un miembro de la familia real británica había despertado tanto interés. Hoy Meghan vuelve a conquistar los corazones del pueblo británico.