En Indonesia se trabaja sin descanso para encontrar a los desaparecidos y restablecer los servicios básicos

Es la imagen de la destrucción, de lo poco que le ha quedado a las miles de familias en Indonesia tras el paso del terremoto y del Tsunami. Estamos en una situación de emergencia,  las carreteras están destruidas, el aeropuerto tampoco funciona con normalidad y no hay ni suministro eléctrico. Cuando arreglemos esto empezaremos con la reconstrucción. El balance de muertos supera ya los 800 y cada minuto que pasa es más difícil presenciar un milagro como este. El agua se ha llevado todo a su paso, los supervivientes reciben ansiosos las provisiones y se acostumbran poco a poco a vivir entre los escombros. Las olas de hasta 6 metros barrieron ciudades enteras centros comerciales, puentes, hogares,  así azotó una ola en este hotel. Gritos desesperados de aquellos que iban a ser engullidos por el agua.