Idlib, el último bastión rebelde

La última batalla de una guerra que ya lleva medio millón de muertos, once millones de desplazados. El escenario es Idlib, una región al norte de Siria y muy cerca de la frontera con Turquía. 30.000 personas ya la han abandonado por miedo a los ataques, pero tres millones de sirios siguen viviendo allí. Es la última zona controlada por la oposición, que el gobierno de Al Assad pretende conquistar en los próximos días. La ONU pide que se cese el fuego y advierte que se puede convertir en la mayor catástrofe humanitaria del siglo XXI.