Sudán del Sur necesitará ayuda internacional hasta septiembre de 2015

Las cifras oficiales muestran que 4 millones de sursudaneses se encuentran en riesgo de inseguridad alimentaria

EUROPA PRESSMadrid

Sudán del Sur atraviesa una crisis humanitaria, justo tres años después de conseguir la independecia de Sudán, según Acción Contra el Hambre (ACH). La ONG ha advertido de que el país necesitará ayuda internacional hasta, al menos, septiembre de 2015.

Las cifras oficiales muestran que 4 millones de sursudaneses se encuentran en riesgo de inseguridad alimentaria y, según la ONU, 1,6 millones de personas necesitan ayuda urgente.

Los conflictos internos también han dejado más de un millón de desplazados y cerca de 400.000 refugiados en un país con una población de unos once millones de habitantes. La escasez de alimentos, los problemas políticos, la temporada de lluvias, la falta de cosechas y las epidemias han puesto en peligro al país más joven del mundo.

ACH ha alertado de que estás cifras podrían ser incluso peores ya que hay varias zonas del país de las que se desconocen los datos. No obstante, varios equipos de encuestas están explorando estos lugares para conocer la realidad de la zona. "Realmente no sabemos lo que está pasando allí", ha reconocido la periodista Carla Fibla, que ha viajado hasta el lugar con ACH.

Prevención del cólera

La expansión de enfermedades como el cólera también está agravando la situación. El pasado mes de mayo se detectó un brote en la capital, Yuba, que las organizaciones internacionales consiguieron controlar y evitar que saliera de la ciudad. Según Fibla, las primeras semanas se consiguieron buenos resultados "con una media de 30 casos al día" y sin ninguna muerte "durante 5 o 6 días".

Sin embargo, en junio se registraron 50 casos en 48 horas en la localidad de Torit, una zona rural del sureste. Fibla ha alertado de que "los casos fuera están creciendo mucho más deprisa de lo que crecían en Yuba porque no hay presencia de organizaciones internacionales". Mientras que en Yuba se han registrado 1951 casos y 38 muertes, fuera de la capital el número de casos es de 956 y el de muertes, 29.

Hambruna

El director técnico de ACH, Amador Gómez, se ha referido a una posible expansión de la inseguridad alimentaria en el país, en concreto en la región de Unidad, al norte. Esta zona podría ser calificada de emergencia en los próximos meses si las previsiones se cumplen. De momento, la mayor parte del territorio ya está clasificado en la fase cuatro, nivel de emergencia. "Si no se mantiene la respuesta es muy probable que en zonas de Unidad y Jongloy lleguemos al estadío cinco", ha dicho Gómez. La fase cinco se corresponde con la hambruna.

El próximo mes de agosto, Naciones Unidas ofrecerá nuevos datos sobre la situación del país que podrían servir para decretar el estadío cinco en Sudán del Sur. De momento, los datos del país más joven del mundo se acercan a los criterios que sigue la ONU para tomar esta decisión.

Gómez ha explicado que ACH trabaja sobre el terreno para dar respuesta a las necesidades nutricionales y de saneamiento. Estas últimas se centran sobre todo en el saneamiento e higiene del agua para frenar y evitar posibles epidemias de cólera. En el país, solo un 32 por ciento de la población tiene acceso a agua potable en fuentes y el resto compra agua embotellada que distribuyen camiones por la ciudad. Por otro lado, ACH da tratamiento nutricional de emergencia, ya que el número de desnutridos ha ido disparándose.

Ayuda internacional

El presupuesto estimado de ayuda a Sudán del Sur es de 1.300 millones de euros, de los que solo se ha recibido el 42 por ciento. Gómez ha criticado que los donantes se olvidan de estos países cuando pasa la situación de emergencia y ha hecho hincapié en la necesidad de "construir capacidades en todos los niveles" para que la sociedad avance.

Fibla, por su parte, ha recordado en que "hasta 50.000 niños podrían morir hasta final de año si no reciben ayuda". Cerca de 900.000 menores podrían sufrir desnutrición aguda y en el Centro de Estabilización de Bentiu, en el norte, mueren una media de seis niños al día. "Se calcula que hasta septiembre de 2015 necesitaremos seguir ayudando a Sudán del Sur", ha añadido.